Queriendo reflotar el espíritu de aquella Primera Fiesta Nacional de la Avicultura, de 1964, que toda la comunidad tomó como suya ornamentando vidrieras y frentes de edificios creándose un clima de festejos que fue espontáneamente contagioso entre los crespenses, los comercios de la ciudad fueron invitados a sumarse a una propuesta similar en esta 26ª edición, cincuenta y dos años después de entonces.

Hoy, la propuesta “La ciudad se viste de fiesta” tuvo, como en aquel entonces, una significativa adhesión de los comerciantes y emprendedores de la ciudad interesados en aportar un clima festivo, vistiendo con ideas originales sus vidrieras y locales. Elementos simples, variados, creativos, mezclados con el arte y las producciones propias, en casi todos los casos, nos permiten disfrutar de espacios que frecuentamos y recorremos, como de vidrieras alegóricas, que motivan, inducen y contagian el entusiasmo y las ganas de vivir la 26ª Fiesta Nacional de la Avicultura.

Guirnaldas, folletos, bonos para el sorteo de pases libres a la fiesta involucraron a los comerciantes tras el concepto “Encontrate”, el lema de la fiesta que propone el encuentro con la música, con la identidad, los recuerdos, la nostalgia y las ganas de vivirla plenamente.

Dejar respuesta