Crece la donación de órganos en Argentina

0
505

Desde 1997, el 30 de mayo se tiñe de verde en un mensaje de esperanza y concientización acerca de la donación de órganos y tejidos. La elección de inscribirse como donante es un acto voluntario y altruista que puede efectuar cualquier persona mayor de edad, que brinda la posibilidad de vivir y luego dar vida. En este sentido, la difusión y educación sobre la materia resulta una responsabilidad compartida, en el compromiso de que cada paciente en espera pueda recibir el órgano que necesita.

Cada año se realizan más de 100 mil trasplantes de órganos en el mundo y se estima que más de 250 mil personas se encuentran en lista de espera. En Argentina, el conocimiento sobre el valor de esta decisión tomó fuerza en los últimos años; obteniendo un crecimiento sostenido en la cantidad de registrados y trasplantes realizados. Si se compara el número de procuración de órganos experimentados en 2017 con los efectuados en 2016, el crecimiento fue de un 15,53%.

Asimismo, el porcentaje de ciudadanos que expresaron su voluntad para ser donante aumentó en un 123% de un año a otro, según datos del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI).

En lo que va del 2018 esta tendencia parece continuar: se registraron 217 procesos de donación de órganos en el país y 647 trasplantes (303 con órganos provenientes de donante fallecido y 115 con órganos de donante vivo). De la misma forma, la predisposición de los argentinos a registrarse como donante refleja una amplia mejora, ya que 25.292 personas se inscribieron durante los primeros meses del año, frente a 345 que expresaron su negativa. El mayor inconveniente frente a estas cifras radica en aquellas personas que no expresan su voluntad ni rechazo, ya que la ley vigente exige una manifestación en vida.

Marcelo Ballesteros, asesor médico del Grupo Proyecta, brinda su opinión sobre esta disyuntiva y destaca “La promulgación de la Ley Justina sería muy beneficiosa para nuestro país. Las modificaciones de la ley 24.193 posibilitarán que los miles de pacientes en lista de espera tengan mayores chances de llegar a ser transplantados.” El profesional va más lejos aún y refiere que “así como la justicia dispone de los órganos de una persona mediante una autopsia obligatoria para llenar un expediente, cuando, por ejemplo ocurre una muerte en vía pública accidental o dudosa, los médicos deben disponer de los órganos en todas las circunstancias para poder salvar varias vidas.” La ley Justina tiene como eje fundamental la consideración de que todo ciudadano mayor de edad sea donante, salvo que la persona haya dejado constancia de su oposición; así como la asignación de un 20% del Fondo Nacional de Trasplante a la capacitación de los enfermeros y médicos.

El compromiso y la articulación de instituciones vinculadas a la salud es primordial para poder instrumentar acciones que promuevan la donación de órganos. Anibal Feder, miembro de la Comisión de Jóvenes de la Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS), explica que el crecimiento del número de trasplantes tiene su punto crítico en la cantidad de donantes: “Para poder incrementar los mismos se hacen necesarias campañas de información masivas […] Los organismos públicos y privados de salud del país cuentan con una infraestructura desarrollada y escalable para poder brindar atención a aquellas personas necesitadas de este tipo de tratamiento. Las políticas sanitarias de nuestro país contemplan esta situación definiendola como uno de los puntos importantes en salud pública”, señala el profesional.

En la actualidad los principales órganos y tejidos trasplantados son: piel, riñón, hígado, huesos, córneas, corazón, páncreas y médula ósea. Llevar adelante campañas de trasplantes de órganos es posible gracias a la acción en conjunto de una sociedad concientizada, los establecimientos hospitalarios intervinientes y los organismos de procuración pertenecientes al sistema sanitario argentino.

¿Qué debo tener en cuenta si deseo registrarme como donante?

Si se toma la decisión de inscribirse como donante de órganos y tejidos, debe asentarse una manifestación en el Registro Nacional de Expresiones de Voluntad para la Donación de Órganos y Tejidos. Para expresar esta voluntad existen varias opciones de fácil acceso y rapidez:

– Completar la ficha de inscripción en la página web del INCUCAI o llamar a su línea telefónica gratuita

– Asentar la decisión en el Documento Nacional de Identidad al momento del trámite, informando a los operarios del Registro Civil. Firmar un acta de expresión de voluntad en INCUCAI o en cualquier organismo provincial de ablación e implante del país.

Una vez aceptado el compromiso de ser donante, es en el momento del fallecimiento que los médicos determinan cuáles son los órganos y/o tejidos aptos para trasplante. La posibilidad de un donante en vida sólo se plantea ante una necesidad extrema, frente a la falta de donantes cadavéricos y únicamente en caso de trasplantes renales y hepáticos. Además, la legislación vigente sólo habilita la donación en vida para mayores de 18 años que mantengan una relación de consanguinidad hasta el cuarto grado con el paciente.

 

Acerca de Fundación FESS

Es una organización de la sociedad civil fundada por médicos en 1994 con el propósito de elaborar, debatir y presentar ante el poder público y los organismos privados, políticas de Estado en el ámbito de la salud y seguridad social. Asimismo, se ocupa de profundizar y difundir la trascendencia del cuidado del medio ambiente con la sustentabilidad como meta de reestructuración en los niveles político, cultural y social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here