Crespo- Este invierno tan particular, muestra más la vulnerabilidad de quienes tienen pocos recursos. En los últimos meses aumentó la demanda de familias que recurren a Cáritas, tanto en busca de asistencia en alimentos como de ropa y frazadas.

Desde Cáritas de la Parroquia San José, señalaron a Paralelo 32 que se trabaja en permanente comunicación con el municipio en las acciones donde interviene Desarrollo Social y en varias oportunidades se asistió a gente necesitando abrigo, a veces un poco de alimentos, pero no es la mayor demanda que se plantea en este lugar. El Padre Simón sostiene que “la Iglesia tiene su limitación para poder responder a un problema social, pero dentro de nuestra limitación hacemos algo desde Cáritas y trabajamos en concientizar con charlas y talleres sobre la cultura del trabajo”.

En este sentido la coordinadora, Valeria Silvero, dijo que “además de ropa, tenemos algunas frazadas que acercamos a quienes necesitan. Compartimos a la Capilla San Miguel, donde se plantea bastante necesidad de las familias”.

“Este invierno es muy particular en cuanto a la demanda–sostuvo-. Hay más gente necesitando a Caritas, sobre todo familias numerosas, o donde los jefes de hogar no están muy presentes o hacen changas”.

A la parroquia también llegan personas de otros lugares que se afincan en Crespo, en procura de ayuda. Se notan algunos casos de gente oriunda de la ciudad, que en algún momento migró y por situaciones personales, tras una separación, regresa a su ambiente. “A veces vuelven con lo puesto”- graficó la entrevistada.

Blanca Zaragoza, coordinadora de Cáritas de la Parroquia Ntra. Sra. del Rosario dijo que hace algunos meses creció la demanda de alimentos, no tanto en ropa. Por otra parte, debido a que se trabaja en la refacción del salón parroquial, este último servicio no se está prestando. “Estamos asistiendo a una cierta cantidad de familias, alrededor de 20 –precisó- y se fueron sumando otros porque están sin changas o con chicos y no les alcanza. El que viene por ayuda, en la mayoría de los casos se va con algo”- acotó.

“Nosotros notamos mayor demanda en alimentos, no tanto ropa, más donde hay chicos, que es nuestra prioridad; igual que los abuelos. Tenemos un bolsón que contiene azúcar, yerba, aceite, harina, fideos, arroz, tomate y si alguien necesita algo más, en especial, se compra”- señaló sobre la asistencia que se brinda.

Las frazadas forman parte de la demanda invernal y siempre se procura tener en stock. “Ahora estamos tratando de conseguir frazadas económicas para darle a las familias, pero los comercios que habitualmente nos proveían, no tienen disponibles” – afirmó. Ante el frío otra de las ayudas de Cáritas consiste en proveer medias para aliviar los efectos negativos de las bajas temperaturas que se están haciendo sentir en las últimas semanas.

Dejar respuesta