En Valle María no ha cesado la lluvia desde la madrugada, con precipitaciones poco usuales. Aún así, a pocos kilómetros de la población, en el balneario, permanecen los efectivos de Prefectura y buzos que siguen explorando las profundidades del río para verificar si la nena de menos de tres años, Liz Markel, que se extravió ayer en ese lugar, pudo haber ingresado al mismo.

Ayer por la tarde, cuando se trabajaba en varias hipótesis, entre ellas la del probable secuestro, los perros rastreadores caminaron desde el lugar donde se hallaba acampada la familia de Liz a pocas horas del comienzo de la Fiesta del Sol y del Río, hasta la orilla del Paraná. En aquel lugar hay una extensa playa que es muy disfrutada por los turistas y locales, pero el canal del Paraná pasa muy cerca de las boyas que señalan el límite para los bañistas.  Una versión señala que no muy lejos de las boyas hacia el interior del río se verifica una profundidad de 7 metros.

Según informó hoy a Paralelo 32 la Policía de Valle María, todas las fuerzas de búsqueda permanecen allí mientras que embarcaciones de Prefectura con el apoyo de Bomberos de General Ramírez continúan el rastrillaje en aguas del Paraná, aunque interrumpen sus tareas en momentos en que la intensa lluvia con viento dificulta las tareas que se extendieron hacia el sur del balneario camping de Valle María.

En el lugar se encuentra el jefe Departamental de Policía, Raúl Fernández, y autoridades municipales de Valle María y General Ramírez.

2 Comentarios

Dejar respuesta