Según un informe elaborado por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES) perteneciente al Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER), el gobierno de Entre Ríos presentó el presupuesto de cuentas públicas de la provincia, que si bien prevé llegar a un superávit financiero, solo destinará el 5% a inversión real, mientras que Santa Fe y Córdoba están invirtiendo un 9% y 12% respectivamente, de su gasto total.

El presupuesto de cuentas públicas de Entre Ríos 2019 llegará al superávit financiero después de 8 años. Se estima que el gasto público ($129.343 millones) crezca en igual medida que los ingresos públicos ($129.764 millones). De esta manera los recursos estarán impulsados por la obtención de mayores fondos del Gobierno Nacional. En tanto, el gasto en salarios del sector público, que es el mayor concepto de gasto total, crecerá cercano al promedio de gastos corrientes. Además, se estiman mayores transferencias a municipios, gastos en bienes y servicios, y mayor inversión real directa, con relación al 2018.

Si bien el proyecto de presupuesto no lo explicita, el aspecto positivo del superávit que propone obtener la provincia queda relativizado por el hecho de que se consigue por la preservación de una elevada presión fiscal y no por una mejora en la calidad del gasto, ya sea por modernizar la gestión de los recursos humanos del sector público o por racionalizar las reglas jubilatorias de la Caja de Jubilaciones.

Por otro lado, la inestabilidad cambiaria genera dudas en torno a lo presupuestado para el pago de intereses y la sostenibilidad de la deuda pública provincial, ya que aproximadamente la mitad es en dólares.

Por otro lado, si se compara la presión fiscal en las provincias vecinas, a Entre Ríos llegan desde el Gobierno Nacional $ 40 mil por habitante, mientras que Santa Fe recibe $27 mil y Córdoba $26 mil por habitante, aproximadamente. Esta diferencia se explica por las asimetrías de desarrollo que hay en nuestra provincia respecto a las pares de la Región Centro. En tanto, cuando se mide la presión impositiva provincial, Entre Ríos recauda $13 mil por habitante igual que Santa Fe y Córdoba. Es decir, aun cuando recibe desde la Nación un 36% de recursos adicionales por habitante, aplica un nivel de presión impositiva similar al de las otras dos provincias.

La razón estructural de esta presión impositiva más elevada es que el tamaño relativo del Estado en Entre Ríos, medida por el gasto público provincial por habitante, es entre un 30% y 50% mayor que en Córdoba y Santa Fe. En tanto, el 95% del gasto total se destina a gastos corrientes y el 5% a gasto de capital, solo el 3% a inversión real directa. En Santa Fe el perfil es el 89% a gasto corriente y el 11% de capital, pero se destina el 9% a inversión real directa y en Córdoba el de 84% son gastos corrientes, el 16% para gasto de capital y 12% se lo emplea a inversión real directa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here