El invierno suele implicar riesgos, más aún si no tenemos en cuenta ciertos cuidados en nuestra salud. El frío, el viento, la humedad y las bajas temperaturas pueden generar catarros, bronquitis, faringitis o gripe, afecciones que pueden incidir directamente en nuestra salud auditiva. Los chicos y las personas mayores son, además, los grupos más propensos a padecer estos problemas, debido a que su sistema inmunológico es más frágil.

El Dr. Ezequiel Laborde, Médico de Otorrinolaringología del Hospital Británico propone una serie de consejos para prevenir posibles trastornos auditivos durante el invierno:

Niños:

  • Antes de que llegue el invierno, realizar un control otorrinolaringológico para evaluar la salud auditiva de los chicos.
  • En caso de congestión nasal frecuente, hacer una consulta con el pediatra y el otorrinolaringólogo, ya que los cuadros de congestión y rinitis favorecen la aparición de otitis.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura y garantizar que los chicos se alimenten bien para reforzar sus defensas; tener en cuenta que la lactancia materna es uno de los mejores aliados para reforzar las defensas.
  • Evitar el hacinamiento, la convivencia con fumadores y la alimentación boca arriba.
  • Mantener las manos limpias y utilizar alcohol en gel para evitar infecciones respiratorias altas.

Adultos mayores:

  • Si bien, en éste grupo la otitis media no es tan frecuente como en los niños, ciertas bacterias productoras de neumonía pueden afectar simultáneamente al oído medio.
  • Ante la presencia de hipoacusia unilateral con derrame en el oído medio (otitis media con efusión) que no mejora con los tratamientos medicamentosos se deberá investigar patologías que puedan estar comprimiendo la trompa de Eustaquio.
  • Mantener una buena higiene externa, pero nunca introducir hisopos u otros objetos en los oídos, ni mucho menosrealizar lavajes por el riesgo de otitis externa maligna (sobre todo en pacientes diabéticos o inmunosuprimidos). Si bien, esta no es una otitis media del invierno, se menciona por la gravedad del cuadro.
  • Después de haber pasado una otitis o cualquier tipo de infección del oído, es recomendable una revisión auditiva para comprobar si pudo haber afectado a la audición. El especialista prescribirá el tratamiento oportuno en cada caso.

Dejar respuesta