Lejos de la época en la que era común hacer carrera en una empresa y escalar desde el escalafón más bajo hasta la cima, hoy en día los jóvenes buscan cambiar de trabajo con más frecuencia. Según un estudio realizado por Adecco, en la Argentina el 91 por ciento de los trabajadores de ese segmento cree que se moverán a otro empleo en menos de tres años. En tanto, el tiempo de permanencia promedio en una empresa en el país ronda los cuatro años y medios.

Sin embargo, elegir el momento exacto para abandonar el puesto siempre es una decisión difícil.

Ian Siegel, cofundador y CEO de ZipRecruiter, compañía de empleo fundada en los Estados Unidos, elaboró el “test de las tres M” en un artículo publicado en Fortune. El mismo consta de tres simples preguntas que todo empleado debe realizarse a sí mismo al momento de decidir si es el instante indicado para cambiar de trabajo. “Cambiar de trabajo puede ayudarte a escalar en la escalera corporativa o incrementar tu salario de una manera más rápida.

Aunque un currículum lleno de puestos de corta duración también puede atentar con posibles empleadores que sean más cautelosos”, afirmó el ejecutivo.

La primera pregunta es: ¿soy infeliz en este trabajo? (Are you miserable?). La rutina y un mal día pueden desembocar en decisiones impulsivas, pero para que esto desencadene un cambio laboral es necesario hacer un análisis más profundo, según Siegel.

“Averiguá si estás teniendo un mal día por casualidad o si estás atrapado en una cadena interminable de malos días. Si eres infeliz, vete. Pero antes de hacerlo, ten en cuenta si hay algo que puedas hacer al respecto para mejorar tu situación”, detalló.

En segunda instancia, la pregunta es: ¿estoy ganando suficiente dinero? (Are you making enough money?). Para Siegel no hay que fijarse en el aspecto puramente numérico sino que hay que pensarlo desde el lado de las necesidades diarias. “Determinar el éxito en términos de la vida cotidiana vs. dinero hace mucho más fácil establecer cuánto es ‘suficiente’”, explica Siegel. Y agrega: “En nuestra compañía hicimos una lista con el estilo de vida que queríamos. La mía era simple: cenar con mi familia todas las noches, mandar a mis hijos a una buena escuela, ejercitarme tres veces a la semana y, si todo marchaba bien, poder volar en business”.

Por último, para el CEO de ZipRecruiter, es importante preguntarse si hay un mentor en la compañía digno de aprovechar (Are you getting mentored?). “Estos entrenadores no son fáciles de conseguir y no deberían abandonarse. Es más factible que un gran mentor clarifique tu camino hacia un mejor salario y mayor satisfacción laboral que un cambio impulsivo de trabajo”, aseguró. En cambio, si no hay ningún nombre que surja instantáneamente, según el directivo, es hora de buscar nuevos rumbos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here