Victoria.- El 28 de junio de 2014 Paralelo 32 publicó la historia de Graciela Beatriz González Reyes, quien vino de Tierra del Fuego a buscar su verdadera identidad a Victoria. Ella había conocido la verdad de parte de su madre del corazón, que tras años de silencio le mostraría la partida de nacimiento donde figuraba su verdadero apellido. Vivió años con esa sensación de estar incompleta, y tras fallecer su esposo dejaría ese lugar para ir en busca de su madre.

Graciela arribó aquel año a Victoria, se reencontró con ella y la imagen fue casi de película porque, según relatara, la encontró sentada en la puerta de su casa, con 81 abriles, y al verla automáticamente la reconoció: “sólo atinó a decirme Graciela y me abrazó”.

Madre e hija pasaron más momentos juntas, tratando de recuperar ese tiempo perdido, y casi sin quererlo, esa hija recuperada terminaría conociendo también a un nuevo amor en las Siete Colinas, se trataba de Eduardo Muñoz -un constructor que supo publicitar en Paralelo 32– con quien rehacer su vida en aquella tierra de ‘el fin del mundo’.

Las coincidencias del destino harían que en las últimas horas Graciela y Eduardo fueran noticia nacional, al dar cuenta que días después del incidente y desaparición de Santiago Maldonado el 1º de agosto del corriente, la pareja contó en Canal 13 de Río Grande que había levantado en la ruta 40, a la altura de Esquel a un joven que estaba como ‘ido’, cuyo parecido con Maldonado es notable, pero aparentemente se trataría de Emmanuel Bonnefón, otro muchacho desaparecido pero desde el 21 de octubre de 2016. Después de transportarlo llegaron a su casa y al ver en televisión una imagen del desaparecido Maldonado, hicieron la denuncia en Fiscalía. Recién cuando aparecieron en televisión, una familia pensó que podría ser un hijo de ellos que estaba con paradero desconocido, de rasgos muy parecidos a Maldonado. Se rastreó la zona indicada por el matrimonio victoriense y dieron con el paradero del chico.

“Tiene 27 años, rastas y ojos claros… fisonomía parecida a la de Santiago. Quizás este matrimonio se confundió y es Emmanuel al que levantaron. Sobre todo por el hecho de que está perdido en tiempo y espacio y puede ser que no recuerde ni su nombre”, explicó su padre, Gustavo Bonnefón a Minuto Uno.

Y las coincidencias siguen, porque Emmanuel Bonnefón es un ex estudiante de Ciencias Veterinarias, oriundo de la ciudad bonaerense de Las Flores, que se perdió el año pasado en El Bolsón donde se fue a vivir con su hermana en julio de 2016. También es artesano como Santiago.

Emmanuel padece el Síndrome de Cromosoma A frágil, por lo que debe tomar una medicación todos los días para no tener convulsiones, ni perderse en tiempo y espacio. Esto explicaría que el matrimonio haya interpretado que el joven que auxiliaron estaba ‘ido’. Lo encontraron muy desabrigado y delgado.

Sin dudas, la persona más buscada del país despierta tantas expectativas y hasta se podría decir que cualquier similitud se emparenta con ese deseo de encontrarlo vivo.

Es curioso también como se tejen y cruzan versiones, algunas mucho más inverosímiles que está emparentadas con ese concepto de posverdad, donde el ‘vale todo’ juega un papel preponderante en las redes sociales. En este caso, el parecido físico y algunos rasgos comunes, además de ambos ser artesanos, llevó esta posibilidad hasta un nivel de hallazgo, que derribaría algunas argumentaciones políticas, y levantaría el nivel de otras.

Dejar respuesta