Para el municipio arrojar la basura en la vía pública es una problemática reiterativa y es por eso que tomaron la decisión de extremar las medidas de control y sancionar con importantes multas a quienes lo hagan. De ser necesario se llegará a la justicia y esto implicará hasta embargos, inhibiciones y otras medidas judiciales para cobrar lo determinado por la infracción.

En conferencia de prensa el intendente Uriel Brupbacher, acompañado por su gabinete, concejales de su bloque y el Juez de Faltas, Fernando Di Benedetto, anunciaron la puesta en marcha de este tipo de control, fundamentalmente en los caminos vecinales que tienen 7 accesos a la ciudad.

“Seremos muy duros en las aplicaciones de las sanciones, hemos colocado carteles en todos lados y la gente no respeta”, mencionó Brupbacher.

Por su parte, el Juez de Faltas, dio cuenta que “son infracciones del orden público, la gente no tiene excusa para escudarse y decir que el municipio no tiene un lugar donde arrojar basura, es sin lugar a duda un desprecio al vecino.

Implementaremos un sistema de comprobación muy riguroso, las infracciones serán multas muy elevadas y no quedarán archivadas, serán ejecutadas y si es necesario llegarán a la justicia; con embargos, trabas en cuentas bancarias y mucho más”, remarcó.

Finalmente, se indicó que las multas llegan hasta 5.000 unidades o sea 5.000 litros de gas oil. “Esto lo pongo de ejemplo para que se tenga en cuenta lo que puede llegar a ser la ejecución de una multa”, acotó el Juez.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here