Juan José Coassolo, durante 6 meses, se preparó para el Ironman de Brasil, que se disputó el domingo 28 de mayo. La prueba fue en Florianópolis, significando la competencia del circuito mundial con plazas para el mundial más elegida por los sudamericanos. Hubo 2.600 participantes que bajo una torrencial lluvia desafiaron al clima haciendo 3,8 km de natación, 180 kilómetros de bicicleta y 42 kilómetros de maratón.

“El esfuerzo vale oro. Fue una prueba muy dura porque llovió casi en su totalidad. Los 180 kilómetros de bicicleta fueron mortales, me hubiera gustado ir un poco más fuerte, pero era mucho riesgo. Por momentos llovió a cántaros. Al bajarme a correr me sentí bien, pero no lográbamos mantener la temperatura corporal en los 42 kilómetros. Con seguridad pierdo dos uñas del pie, ya que siempre se corrió mojado. Por todo esto fue, en definitiva, una carrera distinta”, dijo al describir la complejidad de la carrera.

El esfuerzo valió la pena, porque Coassolo, en gran desempeño, culminó en el puesto 1039 de la competencia general, arribando 211º en su categoría, reservada para deportistas de 40 a 44 años.

Dejar respuesta