Las tarjetas de crédito se volvieron grandes aliadas en los últimos años para realizar compras que se puedan pagar en varios meses. La posibilidad que otorgan algunos bancos de juntar puntos o beneficios y de financiar en cuotas la compra de bienes que serían inaccesibles en un pago, son atractivos que pocos pueden rechazar.

Según datos brindados por el Ministerio de Producción, el 48% de las ventas realizadas en abril se financiaron en 12 cuotas. Pero cuando se utilizan planes que extienden los pagos durante varios meses las personas pueden perder el control de sus finanzas generando deudas que no pueden pagar.

“Cuando se realizan compras en seis o doce cuotas sucede que las personas pueden perder la noción del tiempo que le llevaría pagar determinado producto y que a mitad de este plazo realicen una nueva compra a un monto elevado. De esta forma puede encontrar que durante varios meses tendrá que pagar cuatro o cinco productos al mismo tiempo. Para evitar esto es importante mantener un control exhaustivo de las compras que se realizan, más aún si se tienen varias tarjetas” explicó Rodrigo Nadal, director de Resolvé tu deuda.

El director de la reparadora de crédito explicó que también es común incentivarse pensando que los montos mensuales son pequeños, pero es necesario identificar que no será el único gasto que se realice en todo el año. Al efectuar una compra se debe tener en cuenta cuánto dinero se destina a los gastos fijos y variables, además de prever un monto para emergencias. “Si no se analizan estos factores las personas se pueden encontrar a fin de mes con un monto de crédito a pagar que se encuentra fuera de su presupuesto”.

Si una persona se encuentra en una situación donde sus deudas se vuelven impagables debe recurrir a profesionales de las finanzas que le brinden educación financiera para organizar su economía. Para evitar esta situación Nadal brinda algunos consejos para realizar compras con tarjetas de crédito.

Realizar un presupuesto mensual: Es importante identificar los ingresos particulares de cada persona y cuánto dinero puede destinar a gastos fijos y variables. También se puede fijar el gasto de la cuota mensual durante el tiempo que se disponga para realizar el pago y de esta manera recordarlo con más facilidad. Este documento también permite evitar compras innecesarias que no se ajusten a las finanzas personales.

Guarde sus comprobantes: Una buena opción es archivar los recibos de las compras cuyo pago se extiende por muchos meses para no perder el objetivo y evitar superponer gastos. Es importante mantener la constancia en el control de seguimiento de las cuotas por pagar para planificar las compras y no tener saldos elevados.

Evitar tener más de una tarjeta: Al tener dos tarjetas puede suceder que la persona no tenga un control riguroso de sus gastos y se encuentre a fin de mes con grandes montos a pagar. En el caso de tener dos o más tarjetas, lo ideal es destinar una a los gastos diarios y otra con un monto más elevado para emergencias o grandes compras, de esta manera es más fácil realizar el seguimiento de los gastos.

Evaluar cual es la mejor opción de financiación: Muchas veces pagar montos pequeños durante mucho tiempo no es la mejor opción de compra para una persona de acuerdo con sus finanzas y objetivos. Es importante analizar la situación financiera de forma detallada además de los intereses o descuentos que se puedan aplicar y elegir la opción que se adecúe mejor para cada uno.

Evitar realizar compras impulsivas: Pensar que comprar varios bienes en cuotas financiadas a grandes plazos simplemente porque resulta más barato a fin de mes no es correcto. Ante una compra impulsiva la persona debe tomarse unos minutos para pensar si realmente necesita el producto y si se ajusta a su presupuesto mensual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here