El sociólogo español Salvador Giner, promueve un “humanismo laico” frente a los religiosos y ateos radicales, en su último libro de ensayos “El porvenir de la religión”.

“Es un libro laicista. Laicista y republicano, pero sin ira”, dice el autor al promover su trabajo literario.

En una nota del diario El País de Madrid asegura que el mundo será cada vez más secular, pero es una quimera el fin de las religiones augurado por autores de tradición humanista como Marx, Freud o Schopenhauer.

Según Giner, profesor de instituciones británicas y españolas, el fin de la religión es un pensamiento basado en el desconocimiento del ser humano. “El más primitivo homo sapiens fue también homo religiosus”, escribe en el prólogo. Frente a lo que denomina el “fundamentalismo religioso” y el “ateísmo militante”, Giner aboga a por un “humanismo laico” que respete la fe ajena sin renunciar al análisis racional de la realidad.

“Desde el Paleolítico Inferior ha habido oración o reverencia, fuerzas sobrenaturales o magia. La religión es parte de la naturaleza humana y no tenemos que suponer que va a cambiar la naturaleza humana. No hay ninguna prueba o señal seria de que deje de haber religión”, afirma Giner.

El pensamiento mágico no es patrimonio exclusivo de las religiones, según el autor. El nacionalismo o el comunismo son, a su juicio, “devociones laicas” y la certeza del ateo en la ausencia de Dios no es menos creencia que la fe en su existencia.

“El cientificismo es una religión. Hay una cantidad de gente que cree en la ciencia de una forma religiosa, lo que es acientífico. Hay momentos en que las personas esperan milagros de la ciencia, pero la ciencia trabaja con enigmas, no con milagros”, agrega el escritor.

“El secularismo seguirá fuerte y no ha tocado fondo, pero estamos viviendo también un renacimiento de la religión; hay iglesias que pierden fieles, pero también confesiones que están aumentando, como los evangelistas o los Testigos de Jehová”, finaliza Giner.

Dejar respuesta