Hace cien años que nació Violeta Parra y todos los 4 de octubre Chile celebra el Día Nacional de la Música para dar un homenaje constante a una de sus artistas más completas y cuya obra sigue brillando en el mundo.

Este año, en cada rincón del país, celebraciones y actividades en su honor recordaron el legado mayor de la cantante y artista llamada ‘La Violeta’. Michelle Bachelet, la presidenta de Chile, explicó que Violeta “está siempre con nosotros y se ha vuelto parte de nuestro paisaje más íntimo de nuestra geografía sentimental, de nuestra identidad más profunda”.

Violeta nació en 1917 en una familia donde la música estaba en el centro de las ocupaciones familiares. Empezó su carrera de cantante muy temprano, creando poco a poco un estilo marcado por el folklor chileno, la Nueva Canción. Se convirtió en una compositora que describe las tradiciones populares de su país y también la voz de los socialmente y económicamente marginalizados en América Latina.

La mayoría de su repertorio musical refleja su preocupación por los temas sociales, sin dejar de lado la celebración al amor, como en “Volver a los 17”, o a la vida, como en la canción quizás más conocida, “Gracias a la vida”.

Su existencia fue marcada por sus múltiples viajes que le permitieron difundir su obra musical y la identidad chilena en Europa y en la Unión Soviética. Pero fue en París donde su obra recibió la mejor acogida. En 1964 el Museo de Artes Decorativos del Louvre organizó una exposición dedicada a sus pinturas sobre óleos, arpilleras y papel maché.

Su suicidio en 1967 a los 49 años reveló un aspecto desconocido de ‘La Violeta’, pero su muerte no impidió que su obra haya influenciado nuevas generaciones de artistas haciendo de ella una figura primordial de la cultura latinoamericana. La creación en 2014 de la Fundación Museo Violeta Parra muestra la necesidad de conversar y difundir su obra artística.

 

(Fuente: EFE)

Dejar respuesta