En el mediodía del martes 6 de febrero, personal policial a cargo del operativo que lleva adelante la Justicia de Nogoyá, encontró más huesos pequeños dentro del pozo de agua que se está inspeccionado en la estancia “La Candelaria” en la investigación que se lleva adelante para esclarecer qué pasó con la familia Gill que desapareció 16 años atrás en esa zona del departamento Nogoyá.

Los restos oseos serán analizados por el cuerpo médico forense para determinar si son de animales o humanos. Y, en caso de ser de humanos, para saber si pertenecen o no a la familia Gill.

En tanto, se supo que el juez de Garantías Gustavo Acosta llegó hoy hasta Paraná para solicitar y gestionar elementos logísticos y económicos para continuar con las diligencias en el campo de Alfonso Goette.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here