Buenos Aires, octubre de 2017- Según la última encuesta de hábitos de cuidado auditivo en Argentina, realizada en forma exclusiva para Gaes Centros Auditivos, el 80% de los encuestados expresaron haber experimentado un síntoma auditivo en forma de pitido. Los más afectados los jóvenes de entre 18 a 24 años quienes reconocen en un 62% que sufren estas molestias, de los cuales el 53% reconocieron escuchar la música a un volumen alto.

“El tinnitus es un sonido percibido por la persona, en ausencia de estímulo sonoro externo. Puede ser producido por lesiones en los oídos o en toda la vía auditiva, incluso en la corteza cerebral.”, explicó la Dra. Ana Carolina Binetti Médica otorrinolaringóloga del Hospital Británico y asesora de Gaes Centros Auditivos.

El 68% de los encuestados a nivel nacional expresó que le cuesta concentrarse cuando hay ruido a su alrededor, sin embargo, estudiar y/o trabajar con música es preferido por un 60% de los argentinos. Los millennials (25-34 años) son como protagonistas de esta tendencia, al contrario de la siguiente generación más joven (18-24 años), los cuales la mitad prefieren estudiar o trabajar en silencio. La provincia de Córdoba se destaca como la región en donde más se compagina la música con el estudio o el trabajo, seguido por Santa Fe y Buenos Aires.

El 46% de los encuestados considera que en Argentina se habla más alto que en otros países. En este sentido, un 20% de la población reconoce hacerlo habitualmente o que le hayan comentado que lo hace, en situaciones de hablar en persona con un volumen alto, por encima de la media. En el caso de los mayores, entre 65 y 74 años, el 25% de los consultados reconoce esta tendencia también cuando hablan por teléfono. En Córdoba es donde mayor proporción de personas considera que en Argentina se habla más alto, seguidos por los santafesinos.

“Una conversación normal se lleva a cabo entre 20 y 40 dB, sin embargo, muchas veces hablamos en un nivel más alto por distintas razones. El ruido externo suele provocar que elevemos nuestra voz, etc. Es importante tener en cuenta que desde edades muy tempranas los ruidos intensos generan un daño auditivo y estos pueden ser muy nocivos. Como sociedad debemos asumir el compromiso de disminuir el ruido que generamos ya que provoca consecuencias en nuestra salud auditiva y en la de quienes nos rodean”, concluyó la Dra. Ana Carolina Binetti.

Dejar respuesta