Imagen ilustrativa

Crespo.- La Terapia Asistida con Caballo (T.A.C.A., más conocida como equinoterapia) es una terapia cada vez más afianzada como método complementario de abordaje sobre diversos trastornos y problemas, dirigido especialmente a niños y adolescentes y también para adultos.  Este fin de semana, del 24 y 25 de junio se realizará una capacitación sobre “Introducción a la Terapia Asistida con Caballos” a cargo de la especialista profesora Marcela Manen, del Centro de Equinoterapia “Iko Iko”, ubicado en María Luisa. El curso es auspiciado por el Área de Niñez, Adolescencia y Familia de la Junta de Gobierno de Aldea María Luisa.

Capacitación

Manen es profesora de Educación Física y especialista en T.A.C.A. que desarrolla su trabajo terapéutico junto con un grupo de profesionales de la salud, en “Iko Iko”, centro equinoterapéutico ubicado en el kilómetro 424,5 de la ruta nacional 12, frente al acceso principal de Aldea María Luisa. En ese lugar, este sábado 24 de junio, de 14 a 18, y domingo 25, de 9 a 18, se realizará la capacitación dirigida a profesionales y estudiantes de la salud, educación, veterinaria y social y también para público en general interesado en las T.A.C.A. El contenido del curso incluye:

  • ¿Qué es Terapia Asistida con Caballo, equinoterapia? Origen de la misma;
  • Beneficios y efectos terapéuticos;
  • Indicaciones y contraindicaciones
  • El correcto asiento a la hora de montar. Construyendo bloques.
  • Áreas de la Terapia Asistida con Caballos: hipoterapia, monta gemela, monta terapéutica;
  • El caballo: manejo básico, comportamiento, acercamiento, correcta postura para conducir, las ayudas, trabajo en pista, cabestrear y entrenamiento.
  • Elementos para montar: ensillar.

Consultas e inscripciones: Teléfono 03435 103377, correo electrónico: capacitacionikoiko@outlook.es. Cupos limitados.

¿Para qué sirve la equinoterapia?

Esta terapia surgió después de la Segunda Guerra Mundial en Escandinavia y Alemania, donde se empezó a trabajar con personas que padecían de parálisis cerebral.

Se considera al doctor Max Reichenbach como el pionero en la investigación científica de la terapia asistida con caballos. Desde 1953 elaboró los primeros estudios científicos con numerosos pacientes en su clínica de fisioterapia en Birkenreuth, Alemania. De ahí en adelante la investigación científica ha sido el motor para el desarrollo y difusión de la equinoterapia en todo el mundo. En la actualidad existen más de 700 publicaciones sobre la equinoterapia, la mayoría en los idiomas alemán, inglés, francés e italiano.

La equinoterapia se la puede considerar una terapia integral, que no sólo cumple funciones fisioterapéuticas, sino también ofrece amplios beneficios en el área psicológica. Se puede utilizar como terapia complementaria a otras fisioterapias o psicoterapias. La equinoterapia es una terapia que utiliza al caballo como instrumento terapéutico. Tiene tres áreas: hipoterapia (activa, pasiva), monta terapéutica y equitación como deporte. Cada área está dirigida a diferentes tipos de discapacidad.

El caballo nos ofrece tres características específicas:

  • Transmisión del calor corporal

Valor fisioterapéutico: esto es importante porque el cuerpo del caballo se puede aprovechar como un instrumento calorífico para distender y relajar musculatura y ligamentos, y estimular sensopercepción táctil. La relajación y elongación de los aductores provoca una liberación del cinturón pélvico, por lo que este adquiere más flexibilidad y elasticidad, recuperando así su posición vertical correcta y su funcionalidad para la adaptación al movimiento del lomo del caballo.

Valor psicoterapéutico: según sea el manejo terapéutico, puede fungir como sustituto del calor materno. En pacientes con disfunciones psicopatológicas se pueden invocar experiencias de regresión, lo que ayudará a liberar traumas antiguos y bloqueos psíquicos. La temperatura corporal y el movimiento del caballo provoca la sensación de ser mecido, generando sentimientos de seguridad, amor y protección.

El efecto de “mecedora” de la monta a caballo da además la posibilidad de utilizar la hipoterapia con excelentes resultados en la estimulación temprana, lo que acelera en gran medida el desarrollo físico –psíquico del paciente.

  • Transmisión de impulso rítmico

Valor fisioterapéutico: el caballo transmite por medio del movimiento de su lomo impulsos rítmicos al cinturón pélvico, a la columna vertebral y a los miembros inferiores del jinete. Al caminar en “paso” se transmiten de 90 a 110 impulsos por minuto a la pelvis del jinete. Los impulsos fisiológicos se propagan hacia arriba por medio de la columna vertebral hasta la cabeza, estimulando la erección de la columna vertebral fortaleciendo los músculos dorsales y abdominales, provocando reacciones de equilibrio y enderezamiento del tronco. El propósito de la fisioterapia es de regularizar el tono muscular y desarrollar el movimiento coordinado. Con esto es posible activar y poner a disposición nuevas aéreas neuronales, en las que se programan nuevos patrones de locomoción para compensar áreas neuronales dañadas (plasticidad cerebral). La estimulación neuromuscular se efectúa durante la monta ya que es el caballo el que produce el estímulo. La transmisión de estos estímulos rítmicos y regulares forma la base de la hipoterapia lo que la convierte en una fisioterapia con amplios efectos sobre la neuromotricidad.

Valor psicoterapéutico: la percepción corporal de los impulsos rítmicos y regulares provoca en el jinete toda una gama de experiencias psicosensoriales que se aprovechan en las áreas psicológicas y psiquiátricas. La sensación de impulso hacia adelante y de avance restablecen la confianza en el propio yo, por lo que el paciente experimenta nuevas reacciones psicológicas en relación con él mismo y su entorno.

  • Transmisión de un patrón de locomoción

Valor fisioterapéutico: esto es importante en el tratamiento de disfunciones neuromotoras como la parálisis cerebral. Ellos entran fácilmente en el círculo vicioso al ser incapaz de dominar la marcha porque carecen de la estabilización y coordinación del tronco y de la cabeza. La hipoterapia permite romper con éste círculo vicioso porque ofrece el patrón fisiológico de la marcha en forma sentada, sin requerir el uso de las piernas, es decir que el jinete “camina” sentado; el propósito de éste principio es grabar y automatizar el patrón fisiológico de la marcha, restablecer la flexibilidad y elasticidad de los ligamentos pélvicos, disolver contracturas musculares y propiciar un balance dinámico del tronco y de la cabeza hacia su estabilización.

Valor psicoterapéutico: muchas disfunciones psicopatológicas se expresan con fuertes angustias por el futuro, la capacidad para tomar decisiones e ir en pos de la meta previamente establecida. La sensación de avanzar, caminar o correr hacia delante, directo, sin obstáculos, que proporciona el patrón tridimensional puede ejercer enorme influencia positiva sobre un estado psíquico depresivo y angustiado. Cuando el paciente logra adaptarse al movimiento del caballo siente que puede confiar en el impulso hacia delante recuperando confianza en sí mismo y en su entorno. Con la estimulación del libre movimiento del cinturón pélvico, se puede inducir la liberación de emociones reprimidas y bloqueos psíquicos restituyendo la vitalidad y el deseo de vivir. El animal exhibe características muy positivas en el trato con la persona, como es la falta total de reacciones vengativas o rencorosas; el animal permite y busca el contacto corporal con el ser humano, entiende sin palabras, se expresa con gestos claros y directos, nunca rechaza a quien se acerque amablemente y no conoce compasión, por lo cual tiene un comportamiento natural con cualquier persona.

Relevancia educativa

El trato con los animales adquiere también una importancia en el área pedagógica porque desarrolla en el ser humano cualidades sociointegrativas como la comunicación análoga (no verbal), tolerancia, paciencia y sentido de responsabilidad. Por eso se promueve cada vez más la integración de la equinoterapia al área educativa, especialmente a la educación especial.

El valor fisioterapéutico y psicoterapéutico de los tres principios que forman la base de la equinoterapia, hace que ésta sea una terapia muy completa, aplicable en el área médica, psicológica y psiquiátrica.

Dejar respuesta