Victoria.- Problemas estructurales, falta de mantenimiento y cambios climáticos complican el escurrimiento de agua  que se genera con posterioridad a las lluvias. En los últimos meses en forma evidente  viviendas alcanzadas por la red de desagüe de la Cuenca del Arroyo el Ceibo- más conocida como Zanja de Joti- el  agua  permanece demasiado tiempo en las calles después de las precipitaciones. Esto no ocurría cuando la obra estuvo recién terminada.

Al respecto el Secretario de Obras Públicas, Carlos Braga, explicó que hay dos aspectos que se deben evaluar; en principio el cambio climático a consecuencia del cual llueven  muchos milímetros en un corto período de tiempo. “Esto es un fenómeno externo inmanejable pero que se debe tener especialmente en cuenta”.

Partiendo de la base de que el diámetro del ducto subterráneo –de la obra mencionada-  era tan amplio, nunca se pensó que podría generar problemas para que el agua se escurriera rápidamente. A raíz de eso nunca se hizo mantenimiento y lo que faltó fue revisar esta cañería que, además, tiene lugares donde se puede bajar un operario y observar lo que sucede in situ. “Esto nunca se hizo desde su construcción. Como llovía en forma más o menos normal el líquido no tenía problemas en escurrirse,  algo que no ocurre actualmente”.

Este es un tema que están siguiendo desde su área y se evalúan  las acciones que se deben tomar para lograr que el sistema funcione como lo hacía en sus inicios.

Además nunca se terminó la obra inicial que contemplaba llegar con el entubado a Bv. Lavalle, estas últimas cuadras quedaron a cielo abierto generando serios problemas,  por un lado la acumulación de basura y por otro las socavaciones de las casas ubicadas a  la vera del  zanjón.  Según Braga son obras mal planificadas porque tampoco se cuida la limpieza de la parte externa que va desde el mencionado bulevar hasta el arroyo El Ceibo, que se encuentra con basura de todo tipo.

Por otra parte tampoco se planteó realizar en forma  rutinaria la limpieza de sectores en los distintos barrios por donde se escurre el agua. Explicó que en el Primer Cuartel (El Garrotazo), durante las copiosas lluvias que se produjeron el año pasado tuvieron que realizar un trabajo de limpieza  con una retroexcavadora chica, para evitar que el agua de lluvia ingresara a las viviendas y darle curso de salida hacia Bv. Pueyrredón. . “Hay que hacer operativos de limpieza en forma permanente a modo de rutina”.

Zanja

Otro factor para tener especialmente en cuenta es lo que la gente deja o tira en ambientes abiertos. Desde bolsas  y botellas de plástico hasta restos de una pileta Pelopincho tuvieron que sacar de esos lugares. Aseguró que cuando planifiquen la limpieza y recorran los caños de más de 2 metros de diámetro del desagüe de la Zanja de Joti se van a encontrar seguramente con estos elementos. Por otra parte, en los lugares donde había bocas de tormentas por ejemplo en calle Marco Paz no fueron asfaltadas. Esas arterias se mantienen  con broza cuando se producían las precipitaciones  el material ingresaba a la red de desagüe. Estas piedras de mayor peso  obviamente sedimentan  y limita espacios.

La gente habitualmente atribuye estas cuestiones a los distintos gobiernos municipales pero debe colaborar, se debe tomar conciencia y no tirar   elementos plásticos  porque  agravan los inconvenientes  que se presentan en los lugares por donde escurre el agua.

Proyectos

Todos los proyectos que se elaboren  deben  contar con un sólido plan hidráulico,   el aporte de profesionales en la materia para evitar los inconvenientes que presenta una ciudad construida  sobre colinas y con muchas vertientes. El ejido de nuestra ciudad cuenta con 1000 hectáreas de las cuales 500 se encuentran ubicadas sobre agua con un continuo desplazamiento de líquido entre  las vertientes.

Hace poco el titular de un inmueble ubicado en pocos metros de Plaza San Martín tenía problemas porque ingresaba una cantidad importante de agua inundando con varios centímetros el piso del subsuelo. Hechos los análisis químicos se comprobó que no se debía a la rotura de un caño maestro de agua potable  en la zona,  sino que era producto del escurrimiento de una vertiente.

Ante esta realidad, según el funcionario, esta gestión presentó en  la Nación tres proyectos que apuntan a resolver en parte estos problemas; el  primero que se encuentra más avanzado el desagüe de calle Ezpeleta (94 millones de pesos), segundo  limpieza y  entubamiento de la parte final de la Zanja de Joti una obra estimada en 60 millones de pesos y el tercero en el Quinto Cuartel  (con un costo de 70 millones de pesos) donde se presentan “toboganes” por donde circula el agua de lluvia, recepta lo que cae desde las colinas y partes altas desembocando  un canal que cruza la calle de ingreso al barrio. En declaraciones a Paralelo 32 comentó que han dejado colocado un caño de 80 cm de diámetro en una de las partes que actúa como tope,  cuando llueve desborda e inunda terrenos aledaños.

Cloaca

También  este barrio de pescadores será el lugar donde se instalará la próxima planta de tratamientos de líquidos cloacales que no dispone nuestra ciudad.

El Intendente Domingo Maiocco consultado por nuestro Semanario explicó que se han realizado determinaciones técnica y actualmente el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA) que  financia la obra,  les solicitó la disposición de  un terreno de aproximadamente 2 hectáreas donde estaría instalado la planta. Agregó que esta obra representa un beneficio importante porque será la que  colectará toda la red de la ciudad. Tienen en vista algunos terrenos y llamarían a concurso de oferentes para que se hagan efectivas  las propuestas y definir en consecuencia.

Trabajo

El funcionario finalmente consideró que a esta altura del partido no se puede seguir planteando los problemas que recibieron como herencia y ahora deben concentrase en dar  respuestas. Por otro lado sostuvo que hace años se ha venido realizando trabajos con alto nivel de improvisación y negligencia. A criterio de Braga faltó profesionalismo,  se recibía dinero y realizaban el trabajo con muchas imperfecciones.

Ante esta coyuntura evaluó que es fundamental trabajar en equipo y rescata el material humano que tiene el municipio que a su criterio es muy valioso. “Trabajar con profesionalismo y en equipo es el camino que hay que seguir”.

Dejar respuesta