Los gobernadores acordaron ayer que cada provincia se haga cargo de su propio aumento docente, aceptando el fin del piso de las paritarias que fijaba cada año la Nación.

A cambio, los mandatarios “dialoguistas”, con sus pares de Cambiemos como portavoces, reclamarán a la Casa Rosada una “actualización” del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) y del compensador para solventar aumentos en sintonía con la inflación del 18% pronosticada por el Gobierno.

Unos 17 mandatarios se reunieron este jueves 2 de febrero en el Consejo Federal de Inversiones (CFI). El objetivo era acordar una estrategia común ante la negociación salarial de cara al ciclo lectivo 2017. Asistieron los peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Domingo Peppo (Chaco), y los de Cambiemos como María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Ricardo Colombi (Corrientes) y Gerardo Morales (Jujuy), además del cordobés Juan Schiaretti. También participaron el socialista Miguel Lifschitz (Santa Fe); Alberto Weretilneck (Rio Negro), Omar Gutiérrez (Neuquén), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Sergio Casas (La Rioja), Lucía Corpacci (Catamarca) y Juan Manzur (Tucumán). Además asistieron el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, en representación de Horacio Rodríguez Larreta; el ministro de Hacienda de Formosa y de Mendoza, Jorge Ibáñez y Martín Kerchner, respectivamente.

“Nos encontramos frente al hecho de que no hay paritarias entre el Estado nacional y el gremio nacional, y eso hace que los gobernadores vayamos a negociar como corresponde con parámetros comunes”, explicó Schiaretti. Al ser consultado respecto de la posibilidad de que los distritos busquen acordar paritarias en torno al 18%, el cordobés consideró “imprudente decir de dónde vamos a arrancar”. No obstante, en la mesa se barajó esa cifra, si bien se determinó que cada distrito fije un aumento dependiendo de su propio presupuesto.

El salteño Urtubey, más tarde, opinó: “Tenemos que discutir tres variables: Inflación, recaudación provincial y fuentes de financiamiento. Es imposible establecer un número común para todas las provincias dadas sus propias características y realidades”.

Por su parte, Bordet hizo hincapié en el reclamo de “actualización” del fondo compensador educativo y de infraestructura escolar, al advertir que “tienen que seguir existiendo los recursos que Nación transfiere para algunas provincias”. “Nos interesa que nuestros docentes tengan un salario acorde a las expectativas y pautas inflacionarias, y en este sentido la coincidencia es general, y cada provincia fijará los acuerdos paritarios que realice de acuerdo a sus previsiones presupuestarias”, completó.

Vidal habría sido la elegida, según fuentes de la reunión, para llevar la propuesta al ministro de Interior, Rogelio Frigerio. Es más, el funcionario iniciaría la semana que viene una ronda de reuniones con los mandatarios antes de recibir a los ministros de Economía provinciales para discutir una nueva coparticipación federal.

Entre Ríos tiene un grave problema financiero

Concluido el encuentro el gobernador Gustavo Bordet dijo que “ha sido una reunión muy importante. Han asistido casi todos los distritos del país representados en un tema que resulta importante habida cuenta que Nación ha decidido no establecer paritarias nacionales. Yo las estaré convocando en la provincia, como me comprometí, en los próximos días con los gremios docentes para poder llegar a un acuerdo”.

El mandatario advirtió que, a la hora de negociar en las paritarias, “Entre Ríos tiene un grave problema financiero de déficit que hace que no podamos comprometer más recursos que los que percibimos. Queremos ser muy prudentes con las pautas inflacionarias que tenemos para este año y sentarnos claramente en un espacio con los gremios docentes, como lo hemos hecho siempre, para llegar a un acuerdo que sea satisfactorio para proteger el bolsillo de los trabajadores de la educación del efecto inflacionario, y por el otro no comprometer con fondos que no podremos hacer frente luego las erogaciones en nuestra provincia”, remarcó.

“Hay que encontrar criterios de racionalidad que establezcan como prioridad la calidad y la excelencia educativa, y no perjudicar a nuestros chicos con tantos días de paro”, concluyó

Dejar respuesta