Paraná.- El gobernador Gustavo Bordet encabezó este jueves 25 de Mayo, el Tedeum que estuvo a cargo del arzobispo de Paraná, monseñor Juan Alberto Puiggari.

En la Catedral Nuestra Señora del Rosario, el mandatario entrerriano, estuvo acompañado por su señora esposa Mariel Ávila; el intendente de Paraná, Sergio Varisco junto a su hija Lucía, y el vicegobernador Adán Bahl y su esposa Claudia Silva, entre otras autoridades de las fuerzas de seguridad y del ejecutivo municipal y provincial.

Allí, Bordet valoró que “en un aniversario más de la Revolución de Mayo sostener y reivindicar el espíritu del grupo de patriotas para lograr la emancipación, con un claro propósito de construir una Nación. Esto se sostuvo hasta 1816, cuando definitivamente se declara la independencia. Es un hito fundacional de la República Argentina”.

El mandatario destacó que “aquella generación eran jóvenes de entre 25 y 35 años. Mariano Moreno con 32 años, fue quizás quien más luz puso sobre la revolución de Mayo y ese espíritu joven de rebelión, es lo que nos tiene que alentar hoy también para enfrentar las adversidades que se nos presentan”.

En este marco, convocó a “trabajar”, y por eso “un 25 de mayo como hoy, lluvioso como aquel de 1810, tenemos que redoblar el esfuerzo para ser un poco mejor todos los días como país y como personas”.

Bordet resaltó que “vemos al país con mucha esperanza. A mí no me toca ser comentarista de la realidad y no me toca ser un espectador de la realidad, yo tengo que protagonizarla todos los días desde el lugar de trabajo que me ocupa y lo hago con mucha responsabilidad y poniendo lo mejor de mí y exigiéndoles a mis funcionarios que lo hagan en el mismo sentido. Hay que trabajar en conjunto con el gobierno nacional, con los gobiernos municipales, con todas las organizaciones de la sociedad civil para buscar una sociedad mejor”.

Dejar respuesta