Ramírez– Los beneficiarios de las 71 viviendas que están construyéndose detrás del barrio Tanque, han manifestado en distintos medios su disconformidad ante la falta de entrega de las mismas. Se trata de unidades habitacionales que fueron construidas en el marco del Programa Federal de Vivienda y Mejoramiento del Hábitat de Pueblos Originarios y Rurales, que instrumentó el gobierno nacional en 2014 a través de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación.

Por otro lado en noviembre de 2014, el gobernador Sergio Urribarri inauguró y entregó 26 viviendas a familias de Ramírez y durante el acto, anunció la construcción de otras 27 que fueron entregadas en 2015. Ese mismo año se comenzó con este consorcio para efectuar la construcción de las 71 viviendas, para lo cual se  desembolsó 3.109.719 millones de pesos al municipio, en ese momento bajo la gestión de Edelmiro Krämer (FpV), como adelanto para la construcción.

Paralelo 32 habló con el intendente Gustavo Vergara, al conocer la preocupación de los adjudicatarios de estas casas ante la falta de entrega de las mismas.

Explicó Vergara que, “cuando comenzó nuestra gestión llevaban el 60 % de construidas estas viviendas que dependen del Ministerio del Interior de la Nación, se continuó trabajando y la mayoría de ellas están terminadas, pero faltan las obras complementarias, una exigencia para que puedan ser entregadas. Las obras complementarias  que deben realizarse son veredas, agua corriente, cloacas, cordón cuneta, iluminación led y arbolado”.

El consorcio lo integra el intendente junto a tres personas más y se ocupan además de las 71 viviendas de Ramírez de 40 más distribuidas en el departamento Diamante, de las cuales esta semana se entregaron seis en Las Cuevas.

Vergara manifestó  que, “cada vez que se recibe una partida se reanuda el trabajo y a su vez se debe dar cuenta de lo efectuado. En enero pasado  llegó una partida y en marzo se retomó la obra. En varias de las viviendas ya se hicieron las cloacas, las veredas y ahora están trabajando en una planta elevadora de cloacas, dado que este terreno donde se encuentran emplazadas es bajo y necesitan de esta obra complementaria”.

Además puso de manifiesto que si bien el consorcio es de gestión privada se trabaja con fondos públicos por lo que todas las contrataciones se hacen con concurso de precios, lo que retarda un poco más las obras, pero buscan tener transparencia en todo.

Lamentablemente algunas de las casas que se encuentran terminadas han sufrido el ataque de vándalos que han roto  vidrios y escrito sus paredes. Desde el municipio se realizó la correspondiente denuncia policial.

Finalmente el intendente dio una estimación de alrededor de tres meses para que se finalicen las obras y setenta y un familias más puedan disfrutar de la casa propia.

Dejar respuesta