Victoria.- Prontos a correr el telón de una nueva edición de los carnavales más divertidos del país, que en esta edición llevarán el nombre de Ricardo Brambilla, hablamos con el referente de vestuario y diseño de Batuque, una de las comparsas que seguramente será animadora de esta fiesta y que promete poner todo lo que tiene para recuperar el cetro que relegara frente a Obrigado.

Juan Cáceres, además de ser un integrante emblema que cada noche anima al público con su jugado vestuario de plumas, ocupa el rol de director artístico, y en diálogo con Paralelo 32 anticipó detalles de esta nueva apuesta que comenzará a mostrar su brillo sobre el carrusel de la ribera.

La temática centrada en los temores de los niños, muchas veces materializada en ese ámbito de los sueños va evolucionando con el paso del tiempo a otras formas, y en algunos casos pasa de la fantasía a la realidad; es el hilo conductor del argumento emparentado con lo cinematográfico en que se desarrolló la apuesta 2018 de esta reconocida comparsa dirigida por Christian Hernández. Con el título: ‘Pero…que los hay los hay’, aparecen alegóricamente en escena desde la solapa al hombre de la bolsa, y van modificándose por halo del poder o las adicciones, temores más asociados a la edad adulta. Así las cosas, el entrevistado advierte: “Dejamos un mensaje final en el que mostramos que siempre hay posibilidad de discernir entre el bien y el mal, representado en la batucada”, dijo Cáceres.

Sin dudas habrá alguien que tome el lugar del miedo, y del mal, Cáceres no quiso develar quien será, lo que sí no hay discusión es que Lilian Doffi, además de ser la máxima pasista de la comparsa, encarnará la figura del bien. Además, también habrá niños soñadores, que forman parte del argumento. “En este momento estamos organizando los 95 integrantes de la comparsa y sus respectivos trajes”, sostuvo Cáceres y añadió que varias de las chicas se llevaron sus trajes, espaldares y tocados para agregarles bordados y plumas como parte de los últimos retoques.

En el edificio de la vieja estación de trenes solamente han dejado la estructura de las carrozas, según precisó el entrevistado, el resto que no involucra soldadura, se hace en hogares particulares. “Se necesita un lugar específico para las expresiones”, afirmó.

– ¿Cómo se pensaron los distintos momentos en el despliegue de la expresión?

– “Habrá una comisión de frente con una figura específica del miedo, después va la carroza que representa la oscuridad, y toda la parte de fantasmas y monstruos; seguidamente viene la comisión de los niños soñadores que incorpora elementos sorpresa a partir de una coreografía, luego la evolución de ese miedo, con alusiones a las adicciones y demás, una referencia a cómo transcurre el tiempo y cierra con el mensaje de la posibilidad de decidir entre el bien y el mal que trae la batucada”.

Dejar respuesta