Néstor Molfino – Especialista en Enfermedades Respiratorias

Los problemas que generan en la población el asma y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) son cada vez más frecuentes. El Dr. Néstor Molfino (*), médico oriundo de Victoria, especialista en enfermedades respiratorias, quien asistió el mes pasado, en París, al Congreso Mundial anual de la especialidad, comentó a Paralelo 32 algunas novedades que se conocieron entre eminentes expositores que disertaron en el lugar, con respecto a estas dos enfermedades.

Hubo muchas novedades referidas a este tipo de patologías, especialmente  para los pacientes que tienen asma severa. Son aquellas personas  que están bajo una batería de medicaciones en forma permanente, con inhaladores y fármacos sistémicos, que sufren crisis recurrentes debiendo acudir a centros de atención en forma periódica.

Según el profesional, se descubrió que dentro de las diferentes tipificaciones de los glóbulos blancos existen unos denominados eosinófilos, que tiene como función luchar esencialmente contra los parásitos, entre otras. En el congreso se presentó un trabajo en ese aspecto, demostrando que los pacientes con EPOC o asma, de acuerdo a la proporción de eosinófinos en sangre, responderán o no  a la aplicación de corticoides inhalados. “Es un marcador para que tenga en cuenta el especialista”, sostuvo. En base a esta medición el médico determina qué tipo de tratamiento le debe administrar.

En asmáticos leves que tienen menos crisis, también hay novedades. Estos pacientes se benefician con el uso regular de corticoides inhalados, lo que les permite vivir con una baja incidencia de crisis. Además es conocido que este  tipo de productos, a diferencias de los orales o inyectables, se absorben muy poco cuando ingresan al pulmón, lo que representa un beneficio porque no genera los efectos indeseables que provocan los corticoides.

Según Molfino, éstas fueron las dos novedades más importantes del congreso mundial referidas a las mencionadas patologías.

Por otra parte se comprobó que a la persona que fuma, el tabaco le provoca una inflamación en las vías aéreas y a raíz de la misma cualquier medicación por inhalación pierde fuerza y no da los resultados esperados. Lo mismo cuenta para los individuos que permanecen en lugares cerrados donde se concentra el humo del tabaco, transformándose en los clásicos fumadores pasivos, que también tiene el mismo efecto. Esto último es importante que lo tengan en cuenta los que padecen problemas respiratorios.

Otros aspectos

La polución incide notablemente en las enfermedades respiratorias y forman  parte de un problema grave, lo mismo que las quemas. Por otra parte, en primavera la polinización de árboles en los días de viento trasladan estos componentes que provocan alergias, con riesgos para aquellos asmáticos conocidos como los “asmáticos de las tormentas”. Cuando llueve disminuye la incidencia.

También, como recomendación, el profesional indicó algunos cambios de hábitos que deben tener en cuenta los que padecen enfermedades respiratorias. Por ejemplo, es conveniente que  estas personas se bañen a la noche, porque durante el día en las actividades cotidianas,  sin que sean evidentes, en el cuerpo quedan elementos o partículas que provocan alergias o irritan las vías aereas. En consecuencia, la ducha barre con todos estos componentes y el individuo descansará durante 6 u 8 horas libre de los mismos.

 

(*) Dr. Néstor Molfino, oriundo de Victoria (ER) tiene una empresa de consultoría Internacional. Experto en enfermedades respiratorias e inmunología. Ex profesor Universidad de Toronto y McGill en Canadá. Actualmente reside en Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here