Crespo– El otoño se despidió de nosotros con un aumento de consultas de población afectada por cuadros gripales, neumonías y dificultades respiratorias.

“Los fríos vinieron muy temprano y se mantuvieron las bajas temperaturas todos los días tomando desprevenida a la gente”- opinó el Dr. César Muro, director del Hospital San Francisco de Asís, al hablar de la cantidad de enfermos que se repiten en las últimas semanas.

Sostuvo que el número de personas vacunadas es el mismo de años anteriores. “Esta vez se vacunaron más ordenadamente, todos”- indicó, por lo que calificó que el aumento de casos de gripes, neumonías y dificultades respiratorias “son olas que vienen cada tantos años”. El profesional explicó que “cuando la población tiene el sistema inmunológico más elevado, las epidemias son menos visibles. En cambio, cuando merma la inmunidad y los virus han mutado, sobre todo el de la influenza que muta muy fácil, sumados  los cambios bruscos de temperatura con mucha humedad, aparecen estos cuadros”.

Los casos

El Dr. Muro señaló que la población más afectada por cuadros virales son los niños menores de 2 años y las personas mayores. “Son los más lábiles y los que más hay que cuidar y consecuencias mayores tienen” -afirmó.

En la guardia médica del nosocomio se registra mayor cantidad de atención por estos cuadros virales, sobre todo de niños pequeños que en  algunas situaciones hubo que derivar al Hospital San Roque de Paraná.

“Como siempre- recomendó- pedimos a quienes tienen hijos pequeños sanos, que en estos días no los traigan al Hospital a control pediátrico, para evitar el contacto con los enfermos y en consecuencia el contagio”.

En cuanto a las dolencias señaló la existencia de mayor cantidad de cuadros gripales, dificultad respiratoria aguda en niños chiquitos con broncoespasmo, y las complicaciones, que son las neumonías. “Este año- comentó- es mayor la cantidad de personas jóvenes con neumonías que otros años y han tenido que guardar cama y tratamiento prácticamente como si estuvieran internados para recuperarse”. En algunos casos se indicó kinesiología durante el período de enfermedad y diez días más de rehabilitación superado el cuadro clínico.

“En otros casos –dijo el director del Hospital- persiste una tos irritativa que puede durar hasta un mes y medio, por lo que se debe recurrir a los antialérgicos y extremar cuidados de no exponerse a cambios bruscos y consumir bebidas a temperatura templada”.

Recomendó no tener muy calefaccionados los ambientes de la casa. “Tanto contribuye el frío intenso como el calor intenso a la propagación de este tipo de enfermedades”- señaló.

Opinó que con la llegada del invierno y una cadena de fríos más secos se terminarán los contagios y las enfermedades.

Dejar respuesta