El arranque de la semana marca preocupación y malestar en todas las Juntas de Gobierno de la provincia por el atraso del depósito de los aportes mensuales y un retroactivo estipulado desde marzo del gobierno provincial.

Manifiestan los presidentes comunales que, en la práctica, las consecuencias del atraso en el pago de la coparticipación genera, lógicamente, el atraso en el pago de sueldos de empleados y proveedores.

“A más tardar, se deposita ese dinero el 18 de cada mes. Pasaron muchos días lamentablemente y no tenemos respuestas en la práctica, más allá de promesas de ocasión”, indicaron jefes comunales que decidieron hacer pública la problemática.

Es una cadena que tiene sus consecuencias, de manera vertical, generando intranquilidad en los presidentes de las Juntas que, quieren pero no pueden, cumplir con sus obligaciones. En un contexto económico ya por demás complicado, genera nerviosismo en un tejido social ya por demás desgastado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here