Al menos 13 personas murieron hoy y veinte resultaron heridas en el atropello masivo en el centro de la ciudad española de Barcelona, según confirmaron fuentes policiales a los medios españoles La Vanguardia y Cadena Ser. El ataque terrorista ocurrió pasadas las 15:00 horas GMT, cuando una camioneta blanca arrolló a varias personas que paseaban por Las Ramblas, uno de los lugares más concurridos y turísticos de esta ciudad del noreste de España; lugar a donde el pasado 10 de agosto viajaron Yohanna Neiffert y Martín Ziegler, dos crespenses que partieron hacia el viejo continente con intensión de pasar unos días de vacaciones.

Al conocerse la noticia en la que según detallaron los testigos, el conductor de una utilitario se desplazó 600 metros sobre el carril central de las Ramblas “haciendo eses y a mucha velocidad para intentar atropellar a todo lo que podía”; desde Paralelo 32 contactamos a Yohanna quien nos comentó que “nosotros a esa hora estábamos recorriendo el centro de Barcelona en una de las calles, justamente pegada a las Ramblas, habremos estado en ese momento a unas tres cuadras del lugar del atentado. Y en ese momento vivimos una situación se vivió rara porque hay muchos extranjeros, todos hablando en diferentes idiomas, por lo que no se entendía bien que era lo que estaba pasando. Eso conllevaba a que no se tuviera en claro si la gente estaba exagerando, o si realmente era un atentado”, comentó la diseñadora gráfica que junto a su amigo transitaban por una calle paralela al lugar de los hechos.

En el relato Yohanna contó que “se encontraban en un momento ingresando a un local comercial; y la gente comenzaba a cerrar los comercios y salían corriendo; nosotros en ese momento no entendíamos muy bien que era lo que estaba sucediendo. Cuando todo parecía que se había calmado, nuevamente se generó una corrida de gente, y gritos; por lo que decidimos entrar a un local comercial que aún estaba abierto, y fue ahí que llegó la policía avisando que nos quedáramos en el lugar, ya que un vehículo había circulado por las Ramblas atropellando gente, y que no se sabía mucho más”; tras lo cual los dos veraneantes comenzaron a caminar hacia el departamento donde están parando, ubicado a 15 cuadras del lugar donde se produjo el atentado.

“Cuando llegamos al departamento nos dimos cuenta de la gravedad de la situación. La calle está bloqueada, hay muchos efectivos policiales armados, las ambulancias circulando, el subte cerró, se ve mucha gente con sus teléfonos comunicándose con familiares,  helicópteros sobrevolando el lugar. Donde estamos no tenemos televisión, así que nos vamos enterando de apoco de las cosas, y nos encontramos en el edificio donde se están tomando precauciones y recomiendan no salir a la calle; ya que se está buscando a los atacantes”, contó Yohanna agregando que “estamos bien, y, gracias a Dios, estuvimos cerca pero guardados del peligro, y bien”.

 

Dejar respuesta