Nogoyá.- Tras una acalorada semana que puso al hospital San Blas en el centro de la agenda mediática y luego de que el médico Francisco Sempolis denunciara a su director y a UPCN por un despido injustificado en el área de rayos, el responsable del nosocomio dialogó con radio La Voz y aseguró que se busca “ser justos”.

Ante esta situación, Javier Ascúa, recientemente asumido director del hospital, asegura que está trabajando en un orden administrativo y que se han detectado personas que estaban comprometidas en un servicio y pertenecían a otro; por lo tanto desde el nosocomio se estima que para fin de año o principio de 2017 se logrará la tan ansiada regularización. Además, agregó: “Le estamos pidiendo al personal que cumpla el horario correspondiente”.

En este orden, expresó que luego de una reunión con el servicio de rayos se realizó un pedido particular para mejorarlo: conseguir otro personal para ampliar la atención. “Ese planteo yo lo llevé a Salud Pública, dieron un visto bueno y conseguimos un personal más”, sostuvo, para luego agregar: “Empezamos a ver, según el registro que nos tira el reloj digital, que esa persona no estaba cumpliendo con las horas que estaban estipuladas de acuerdo a la norma: hubo días que no vino, hubo días que tenía entrada pero no tenía salida, que tenía salida pero que no tenía entrada o que no cumplía el horario”.

Por este camino se resolvió: “Lo charlamos con el jefe de servicio y él me planteó de que ya había anoticiado de cuáles eran las políticas que teníamos de ahora en más y que íbamos a ser estrictos en el cumplimiento de esas normas”.

Las nuevas directivas, bajo el lema de “ser justos”, proponen un camino para que el hospital de la ciudad de Nogoyá funcione. En este contexto,  Ascúa planteó el siguiente panorama: “Tenemos problemas por un montón de lugares, hay servicios que tienen el recurso humano para que funcione bien, hay otros servicios que no tenían el recurso humano necesario y estamos peleando para conseguir ese recurso, eso no quita que no cumplamos con el trabajo que está encomendado por el Ministerio de Salud por un lado, y por otro, el que está marcado por las normativas”.

A su vez manifestó haber realizado dos reuniones de trabajo con el personal de estadística, y luego dio a conocer: “Mi idea es lograr informatizar esa oficina”. El trabajo encomendado es que se recorran los sectores del hospital y se vaya chequeando cómo es el orden de los trabajos, “se hizo mucho hincapié en tener las evaluaciones periódicas del personal, sobre todo el desempeño de los suplentes una vez que terminan y de las personas que están en planta permanente”.

La renuncia

“Yo hace un mes que estoy y me hago cargo del mes en el cual estoy trabajando”, dijo como primer punto, y adjuntó: “Es más, me estoy haciendo cargo de cosas anteriores a mí, pero yo no puedo responder por licencias que se pudieron haber tomado o dejado de tomar en gestiones anteriores”. En segundo lugar, expresó: “Mi idiosincrasia y mi política de trabajo es que nosotros somos empleados que nos debemos a la atención del paciente, que tenemos que hacer el máximo esfuerzo para que el paciente se sienta confortable en la atención”.

En relación a lo específico de renuncia de Francisco Sempolis, el actual director del hospital manifestó: “Primero presenta la renuncia a través de las redes sociales, lo cual a mi me llama la atención porque ese comportamiento parece que está más cercano a un adolescente que al de un profesional adulto”, y sumó: “A lo largo de trece años como director del hospital siempre me he mostrado como una persona abierta de dialogo y que siempre ha intentado solucionar los problemas que se han podido suscitar, pero yo lo que voy a hacer es justo: el que trabaja bárbaro, pero el que no cumple se le llamará la atención una vez, pero ya dos veces me parece demasiado”.

En relación al accionar del médico que renuncia, Javier Ascúa afirmó: “Vino y trajo la renuncia en un sobre cerrado, se la presenta a mi secretaria y ni siquiera vino a hablar conmigo”. Teniendo en cuenta la baja y ante la pregunta de qué va a pasar, Ascúa argumentó: “El lunes me comuniqué con otro médico para ofrecerle el cargo de clínica, y la semana que viene nos estamos reuniendo junto con el jefe de clínica para definirle o para explicarle la política del trabajo del servicio”.

A Sempolis, en realidad, se le vence el contrato del Ministerio de Salud de la provincia el próximo 31 de diciembre.

Encuentro de directores

Por otro lado, Ascúa se refirió a la reunión mantenida en el consejo provincial Rosario del Tala: “Fue una reunión del gabinete con los directores de hospitales en donde se hizo una síntesis del trabajo que ha hecho en el ministerio durante el año 2016. Se habló mucho de la regionalización sanitaria; en este primer paso se definió la regionalización de las maternidades por categorías y en función de ese proyecto se vio que los indicadores de salud materno-infantil han mejorado bastante”, al tiempo que adicionó: “La idea es seguir regionalizando para seguir mejorando”.

Además, destacó que en el encuentro se hizo un resumen sobre las políticas de salud, donde se desarrollaron temas como la situación del Remediar, programa que viene de nación financiado por el Banco Mundial. “Los hospitales se han venido quejando bastante ya que últimamente los botiquines que llegan son muy reducidos”, sustentó.

Otro de los temas de agenda fue el relacionado a los programas nacionales. En este camino, Ascua explayó: “Hoy están desguazados, como el de la compra de leche, programa materno-infantil, y que la provincia tuvo que disponer la compra de 800 toneladas de leche para abastecer todos los cetros asistenciales de la provincia a lo largo del año 2016, el tema del programa del VIH-SIDA, que esta medio desarticulado”.

En relación a la compra de medicamentos y el proyecto que lo enmarca, el director informó: “Calculo que en los primeros meses del año 2017 se va a terminar de definir lo que es la compra centralizada de medicamentos”, y agregó que “se va terminar de definir el convenio que firma el Ministerio de Salud de la provincia con el Colegio de Anestesia de Entre Ríos”, donde no queda a fuera el hospital público nogoyaense”.

Dejar respuesta