A partir del 1º de abril comerciantes, prestadores de servicios y profesionales están obligados a aceptar pagos a través de tarjetas de débito, a riesgo de ser multado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Manuel Gabás, titular de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas (Apyme) Entre Ríos,  consideró correcta su aplicación en los negocios establecidos, con antigüedad, ubicados en zonas comerciales, donde la tarjeta es un elemento más de venta. “No así para los negocios pequeños, micro, barriales, emprendimientos, jóvenes profesionales y todos aquellos que tienen muy poca facturación. Porque hay que tener en cuenta que el costo del posnet es de más de 13 mil pesos al año y no es poca plata cuando el ingreso en muchos casos es menor a un sueldo”.

La Asociación entiende que la medida “no puede ser aplicada universalmente. Beneficia en general a todos los negocios establecidos, y perjudica a negocios chicos, barriales o profesionales jóvenes o bien electricistas, carpinteros, albañiles que hacen trabajo a domicilio y tienen que ir con un posnet inalámbrico que no siempre funciona bien. Y fundamentalmente es un costo que no lo pueden solventar estos sectores”, reiteró.

Asimismo advirtió que quienes ganan “son los bancos que nunca acreditan en las 24 horas, sino que lo hacen a las 72 horas y descuentan el 1 y pico por ciento”.

El tema ya había sido planteado por Apyme, debido a que “trata tanto a los grandes como a los micro por igual”, afirmó Gabás. Así, cualquier comerciante tiene un costo mensual por el posnet de 1.098,68 pesos, es decir, 13.184,16 pesos mensuales.

Y teniendo en cuanta que “esto es penalizado, es una manera también de eliminar a los comerciantes chicos, aquellos que mensualmente facturan menos de 20 mil pesos”, opinó el dirigente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here