Crespo– Los productores de las cadenas alimentarias de la avicultura, porcicultura y lechería, comprendidos dentro de la  Microrregión Crespo y sus Aldeas Aledañas serán beneficiados con aportes no reintegrables (ANR) del Prosap, para proyectos  de gestión ambiental sustentable. “Hay un segundo desembolso del Prosap para proyectos que se generen en la MiCra- dijo  el coordinador, ing. Agr. Ricardo De Carli, en visita a Paralelo 32 junto con la ingeniera agrónoma Gabriela Litwin del INTA y el ingeniero Dardo Pagnone, integrante del directorio de la MiCra. Aclaró especialmente que sólo podrán acceder a este beneficio los productores que están dentro de la MiCra, “no es para todos los productores de la provincia lo cual constituye un reconocimiento al esfuerzo institucional de haber armado la microrregión, haberla presentado al Prosap, que la aprobó, y por eso  se reciben los ANR”- destacó De Carli. “Normalmente se otorgan a productores que están en inmediaciones de una obra –precisó Pagnone- pero ahora al estar en una región más amplia, la obra es la MiCra”.

La línea está vigente hasta el 15 de diciembre.

Los productores deben conectarse con la agencia del INTA, que actúa de facilitador a través de un técnico de Prosap Bs. As., Santiago Solís, que reside en Paraná, quien recibe los formularios. Vendrá una vez por semana a la agencia, mientras tanto los interesados son atendidos por los ingenieros Litwin y De Carli para el asesoramiento general sobre el tema.

– ¿A qué proyectos están orientados los fondos no reembolsables del Prosap?

Gabriela Litwin- Hay dos grandes líneas dentro de la Gestión Ambiental Sustentable. Por un lado la generación de energías renovables, como paneles solares o biodigestores. Cuestiones que hagan a la reducción del consumo de energía tradicional dentro de los establecimientos.

Por otro lado, la gestión sustentable de los residuos, que pueden considerarse recursos dentro del propio establecimiento. Un efluente de un sistema de producción tanto avícola, como porcino o lechero, si bien es el residuo de una producción, bien tratado, con una práctica adecuada, puede ser utilizado como un recurso para nutrir los suelos del establecimiento.

Por tratarse de una línea ambiental que no necesariamente tiene un impacto económico en el corto plazo, donde la inversión se pague con rapidez, es que el monto de los ANR es de un 60%, mayor frente a otro tipo de fondos como de modernización tecnológica, donde el máximo que reintegran es del 40%. Es una oportunidad para aprovechar, la formulación de los proyectos no tiene ningún costo y se hacen desde la Micra.

Los fondos

En cuanto a la distribución de los fondos el Prosap hará desembolsos de hasta el 60% de la inversión con un máximo de 30 mil dólares por proyectos individuales y un máximo de 120 mil dólares para presentaciones asociativas en el caso de quienes realicen inversiones referidas a la generación de energías renovables en sus establecimientos de producción y hasta 120 mil dólares en el caso de quienes decidan incorporar tecnologías y procesos para reducir el impacto ambiental y aprovechar los residuos agropecuarios, sean proyectos individuales o asociativos.

Para recibir los desembolsos, el productor primeramente deberá hacer la inversión. “Se envían los proyectos a Bs. As. y se evalúa hasta el mes de marzo inclusive, en abril sale la nómina de proyectos aprobados, después se firman los contratos y se avanza con la obra. En general este tipo de obras no son de urgencia, pero no se podrá ejecutar ningún proyecto hasta mayo del año próximo” –aclaró la ingeniera Litwin-

Los plazos de ejecución del proyecto corren a partir del momento de la aprobación del Prosap, si alguien hiciera la inversión antes, no recibe el aporte.

-¿La Micra tiene un cupo de proyectos?

De Carli – No, depende de la calidad del proyecto y en qué momento se presente. Para todo el país había un millón y medio de dólares. En Entre Ríos hay dos microrregiones únicamente, la nuestra que es la Micra y la de Villa del Rosario.

Hay productores que recibieron ANR en la gestión anterior y no saben por qué, y los están recibiendo porque están dentro de la Micra. Eso es importante que se separa para que se valore la construcción institucional que hemos hecho la UADER, el INTA, la Agrícola Regional. No es una reunión nada más, sino un organismo que presenta proyectos y si se aprueban beneficia a los productores. Hoy se ve el resultado de que ese trabajo fue de calidad porque lo acompañan con fondos para los productores, que tienen la posibilidad de acceder al beneficio porque se hizo este trabajo científico.

Modernización Tecnológica

Para fin de año se espera que Prosap ponga en vigencia otra de sus líneas de apoyo a la producción agropecuaria, para la modernización tecnológica. En este sentido ya hubo una reunión con los integrantes de la MiCra a quienes se solicitó hacer una síntesis de los componentes tecnológicos a financiar, lo que se realizó con los equipos técnicos de la zona. “Serán desembolsos por automatización de jaulas, instalaciones, mejora del confort animal,  fábricas de alimentos”- ejemplificó De Carli.

6 millones 800 mil

En la MiCra, el Prosap hizo desembolsos por 6 millones 800 mil pesos. En un primer tramo se recibieron aportes para seis proyectos individuales, por un total de 4.600.000 pesos; pero además se entregaron otros 20 ANR a productores por 2.200.000 pesos.

Salto de calidad

El ingeniero Dardo Pagnone opinó que la nueva línea con la que podrán beneficiarse los productores de la MiCra “contribuye a fortalecer una mirada cultural de una producción amigable, sustentable y el hecho de estar juntos y hacerlo de esa manera da un salto de calidad a la microrregión. No solo es un aporte individual dentro del predio para el productor, sino que impacta en todo el proceso productivo de la Micra si se avanzara en la gestión ambiental sustentable como se hace en otros lados del mundo. Eso le da un valor agregado al hecho de haber formado este espacio”- consideró.

Dejar respuesta