Una niña de 12 años, Selene, se quitó la vida colgándose de un árbol en el fondo de su humilde vivienda de la localidad de Ingeniero Maschwitz, en el partido bonaerense de Escobar y se investiga si lo hizo realizando “una prueba extrema”.

El caso

La chica filmó toda la secuencia previa con su teléfono celular y en ese sentido, una de las hipótesis que manejan los investigadores es que se trató de un suicidio inducido. Según trascendió, Selene fue hallada en la noche del domingo 22 de julio por su hermano mayor colgada de un árbol en el fondo de su casa, en Ingeniero Maschwitz, mientras que a un costado, quedo tirado su teléfono celular. En principio, las sospechas apuntan a un adolescente de 18 años, al que la víctima habría conocido por las redes sociales, pero que todavía no pudo ser localizado.

El juego nefasto

Además, los investigadores analizan la posibilidad de estar en presencia de una desgraciada situación vinculada con el “Juego de Momo”, de origen japonés, que ha generado conmoción por sus nefastas consecuencias en varios países de Europa.

Se trata de una nueva moda trágica –como en su momento fue el “Juego de la Ballena Azul”–, que se viralizó por la mensajería WhatsApp. Es un juego de manipulación sobre las personas que puede llevar a acciones extremas como el suicidio inducido a partir de que un desconocido, usando el juego, le hace retos personales que pueden terminar en este tipo de tragedias. También se puede producir el robo de datos personales e identidades.

La imagen “Momo” fue tomada de una escultura de una mujer-pájaro que se expuso en 2016 en una galería de arte alternativo en Tokio (Japón), que formó parte de una exposición sobre fantasmas y espectros.

Alerta policial

En México, uno de los países afectados por esta tétrica modalidad, la Unidad de Investigación de Delitos Informáticos del Estado de Tabasco lanzó una alerta para advertir los riesgos que representa para los jóvenes este nuevo reto viral: “El riesgo de este reto entre los jóvenes y menores de edad es que los delincuentes pueden hacer uso de este ‘juego’ para: sacar o robar información personal; incitar al suicidio o a la violencia; acosar, extorsionar; generar trastornos físicos y psicológicos como ansiedad, depresión, insomnio”, advierten los policías mexicanos.

Momo también se ha popularizado a través del videojuego de construcción Minecraft, que tiene más de mil jugadores al día.

Los especialistas en delitos cibernéticos aconsejan no fomentar la cadena de mensajes y no contactar a números desconocidos para evitar caer en estafas, extorsiones, ciberbullying y otro tipo de amenazas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here