Aldea San Miguel- Desde el jueves 2 de febrero, cuando cedió un puente sobre el principal acceso a esta localidad (broza), estaba interrumpido el paso y circulaban solamente los vecinos que viven en el tramo que une ese punto crítico con la Ruta Nacional Nº 12 (tramo Crespo-Camps). Los demás debían hacerlo por un camino de tierra que ingresa frente al acceso a Estación Camps, que también queda intransitable con las lluvias.

Vialidad Provincial ofreció una solución provisoria, con tubos de alcantarilla metálicos, pero la estructura cedió ante la fuerza del agua luego de fuertes lluvias de la noche del viernes 17 y las primeras horas del sábado 18 de febrero.

El estado en que quedó el lugar no necesita de grandes descripciones, ya que la foto que sacó un vecino de la zona y acompaña esta nota muestra el deterioro del paso, tan solo horas después de los trabajos hechos por técnicos y empleados de Vialidad.

Ese puente de baja altura data de 1957 y su estructura se fue debilitando en sesenta años de uso, sobre todo por el cambio sustancial que se ha producido en materia de transporte. Además, por el crecimiento de las chacras, el tránsito se incrementó notablemente.

El paso estuvo cortado durante el fin de semana y recién en las primeras horas del lunes 20 de febrero llegaron las soluciones –parciales otra vez- por parte de Vialidad Provincial Zonal Seguí.

Parches y viejos problemas

“El sábado llovieron más de 90 milímetros en pocas horas, se juntó mucha agua, con una correntada muy fuerte y terminó levantando el caño en una punta, ladeándolo, quedando parte de la estructura inutilizable. No llegó a llevarlo porque quedó trabado en la parte firme de tierra”, confirmó esta semana el presidente de la Junta de Gobierno, Pedro Neif, a Paralelo 32.

“Habíamos aclarado que en caso de copiosas lluvias podía ceder y fue lo que pasó, por lo que continúa la preocupación y la necesidad de precaución que pedimos a todos los que por allí transitan, principalmente a los que lo hacen en camiones. Pedimos prudencia, porque mientras no llueve tanto, esta solución es válida, al menos parcialmente. Pero no podemos estar especulando permanentemente con parches. Hay que buscar soluciones, pensar qué se puede hacer, analizar opciones, no cerrarnos en solo una chance, y ver qué es lo mejor dentro de las posibilidades racionales que existen”, dijo.

“Colocaron el caño nuevamente, bajaron al mismo caño, ya que no estaba afectado. Simplemente lo sacó la fuerza del agua. Estuvieron técnicos y funcionarios de la repartición provincial y lo colocaron durante la tarde del lunes, quedando el tránsito habilitado definitivamente el lunes a la noche, luego de que se colocara tierra y broza nuevamente”, aclaró.

Solución definitiva

El jefe comunal se mostró tranquilo por tener el paso habilitado, pero reconoció que “sigue siendo provisorio lo que se hizo, por eso hablamos de un caño de chapa galvanizada de 2 metros de diámetro por 8 metros de largo para hacer de aliviador. Es fuerte, de buen material y con mucha capacidad, eso no se puede negar. Y tampoco se puede negar que hablar de dos metros de diámetro implica que puede pasar mucha agua. Está bien diseñado y eso permite, con rellenado posterior de tierra y broza, tener el paso utilizable. Pero utilizable no quiere decir perfecto”, aclaró.

Sobre las mejoras que se podrían proyectar para no caer otra vez en el mismo problema, Neif dijo que “ahora pusieron algunos hierros más para sostener el caño. Se hicieron algunas modificaciones, pero sigue sin ser aún una solución definitiva. Se está analizando cómo mejorar la reparación o si lo más recomendable es hacer algo directamente nuevo, que es la idea que tenemos nosotros, obviamente, aunque lleve más tiempo”.

“Lo ideal sería hacerlo una vez, bien y definitivo. Sabemos que la situación económica de la Provincia lejos está de ser la ideal, que se van priorizando determinados trabajos y que en ese contexto no es fácil aspirar a un trabajo definitivo, costoso. Rescato de todas formas que el lunes a primera hora representantes de Vialidad estuvieron en la aldea, no nos dejaron aislados, mostraron preocupación. Prometieron que van a seguir viniendo en las próximas semanas para tomar entre todos una determinación de qué hacer”, dijo.

Agregó que “La idea es tener alternativas que incluyan la construcción propiamente dicha y la parte económica, de acuerdo a los números provinciales. Algo simple cuesta menos y lógicamente dura menos. De nuestra parte pensamos en algo definitivo, que aunque cueste más, se pueda hacer con un esfuerzo conjunto de Vialidad y la Junta de Gobierno, viendo y analizando qué puede aportar cada uno. Ojalá podamos pensar en una solución definitiva, pero no podemos garantizar nada”, reconoció.

1 Comentario

  1. el 13 de enero llegó una motoniveladora para crespo y las aldeas de la región, si se estuviese usando tal vez no se llegaría a esta situación.

Dejar respuesta