El Consejo de Secretarios Generales de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) se reunió este viernes en Concepción del Uruguay y ratificó “lo resuelto por el último congreso” de la entidad gremial, en lo referente  a no iniciar el Ciclo Lectivo 2017 si no hay una propuesta salarial que contemple nuestras demandas y que signifique recuperar el poder adquisitivo de nuestro sueldo”. Tras reclamar porque “ningún trabajador debajo de la línea de pobreza; ningún docente debajo de la línea de pobreza”, expresaron una serie de demandas y adelantaron medidas de acción, al tiempo que denunciaron que “el gobierno provincial incumplió el acuerdo paritario 2016”.

En la reunión, analizaron “la actitud del gobierno nacional de no convocar a paritaria nacional y del gobierno provincial que avaló dicha decisión; la dilación del gobierno provincial en convocar a la discusión salarial; la aplicación del nuevo sistema de liquidaciones y los problemas para visualizar los recibos digitales; los cierres y recortes de programas socioeducativos nacionales y los avances con cierres de cargos en la provincia de Entre Ríos; la avanzada en medidas represivas a los luchadores populares; que el gobierno provincial incumplió el acuerdo paritario 2016 que establece que el mínimo para cargo inicial docente debe estar un 20 % por encima del Salario Mínimo Vital y Móvil!”.

En la declaración conjunta propusieron “impulsar el No Inicio del ciclo lectivo en todo el país tal cual lo propuesto por el Plenario de Secretarios Generales de CTERA, en caso de no convocatoria a la Paritaria Nacional y paritarias provinciales; convocar y participar de la marcha convocada para el 7 de marzo por la CGT por Educación y Trabajo; acompañar y participar del paro nacional de mujeres del 8 de marzo; realizar marchas en las distintas provincias y al Ministerio de Educación y a Plaza de Mayo”.

El gremio rechaza el ofrecimiento del Gobernador Bordet

Finalmente, manifestaron: “El rechazo a las declaraciones del Gobernador Bordet acerca de que el aumento salarial será del 17 %, puesto que ese supuesto índice inflacionario para el año en curso es irreal y no contempla el recupero de lo perdido en el 2016; nuestra defensa irrestricta de la Ley 8732 y del régimen jubilatorio”.

Bordet

El gobierno nacional se desligó del tema salarial porque prácticamente no paga sueldos docentes, mientras que cada provincia tiene una realidad distinta y es en ellas donde se deben constituir las mesas paritarias. Así las cosas, los gobernadores se reunieron para dialogar sobre el tema. Al cabo de aquel encuentro de mandatarios el gobernador Bordet aseguró que “es importante que los gobernadores podamos reunirnos y fijar criterios comunes para abordar paritarias. Era habitual que el gobierno nacional fije el techo. Creo que es muy bueno que ahora  no participe. El gobierno nacional prácticamente no tiene docentes a su cargo. Entonces, en esto es más que importante reunirnos entre los gobernadores y tener, no sé si uniformidad de criterio, pero sí poder aunar esfuerzos que posibiliten compartir información, distintas opiniones y llegar a tener no un techo pero sí un número de referencia”.

En otras declaraciones, que Agmer también rechaza, el gobernador de Entre Ríos señaló: “Es importante destacar que el presupuesto nacional, el de algunas provincias, y el de Entre Ríos, tienen expectativas inflacionarias del 17%. Entonces, los valores de aumentos salariales que se fijen en paritaria tienen que estar en relación con lo que tenemos presupuestado. Esto, para que no haya desfase”.

¿Y los chicos?

El debate continuará y es legítimo que los docentes exijan una remuneración acorde con su importante misión, y además reclaman por el calamitoso estado de muchos establecimientos educacionales. La infraestructura también está relacionada con una mejor educación, así como la constante capacitación de los docentes. Lo preocupante es que mientras tanto no se habla del derecho a la educación de los chicos, que deben prepararse para enfrentar un mundo que evoluciona vertiginosamente pero concurren cada vez menos a clases. En la provincia modelo de Santa Cruz, durante 2016 hubo solamente 90 días de clases y no se oyó en el país una voz en defensa de semejante violación de los Derechos del Niño. (L.Jacobi)

Dejar respuesta