Nogoyá.- La semana que pasó los trabajadores de la educación pública de todo el país buscaron, a través de un masivo paro, la apertura de paritarias nacionales que establezcan mejoras significativas en los salarios teniendo en cuenta la pérdida de valor adquisitivo producto de los altos niveles de inflación. La cuestión docente se mantuvo durante días en la cima de agenda mediática y el tratamiento general de las problemáticas del sector varió, fundamentalmente, entre quienes apoyaban públicamente la medida de fuerza y quiénes no.

La posibilidad de que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal convoque a supuestos voluntarios para no suspender las clases fue sin lugar a dudas uno de los puntos de mayor disgusto para los docentes que debieron afrontar una dura contienda política. En las redes sociales los haghtag #yoNOparo y #YoApoyoalParoDocente evidenciaron las disputas dentro del colectivo de trabajadores y de la sociedad toda.

En lo local, las críticas se focalizaron en el gobierno provincial que ofreció un 18 por ciento y se evitaron los cuestionamientos a las políticas económicas del gobierno nacional. Mientras tanto la ciudad sostuvo, junto a la provincia, 48 horas de huelga en adhesión al paro nacional docente y 72 horas en protesta al gobierno provincial postergando el inicio normal del ciclo lectivo para este lunes 13 de marzo.

Así, Eugenio Medrano, secretario general de AGMER Nogoyá, informó: “Nosotros hacemos hincapié en la protesta porque el paro se puede ejecutar siempre que haya una unidad de los trabajadores, una coherencia en la lucha y un trabajo mancomunado. En este sentido, hacemos partícipes desde la base hasta los cargos de conducción porque la única forma de saber del gobierno de quién hace paro es a través del sistema, que es muy perverso”.

En este orden, Medrano argumentó: “Creemos que el día de paro no es una día de inasistencia por eso no se debe cargar. Le pedimos a los directivos que nos acompañen en esta lucha, que no carguen en el sistema”, y luego agregó: “Es una cuestión personal, no los podemos obligar porque es igual que el paro, está quienes quieren adherirse y quienes no”. La realidad de esta cuestión se verá reflejada con la llegada de los haberes en los próximos meses ya que el gobierno provincial efectúa fuertes descuentos a quienes se ausentan de las aulas en adhesión a la medida de fuerza.

Luego del desarrollo de las amplias jornadas y del alto acatamiento a nivel nacional, en diálogo exclusivo con Paralelo32 durante las primeras 72 horas del paro provincial, Medrano expresó: “El acatamiento en el departamento Nogoyá fue aproximadamente del 80 por ciento, creo que ha sido bastante alto manteniéndose los porcentajes gradualmente día a día, variando entre las escuelas. En algunas hay una adhesión de total, en otras parcial y en otras que no hay casi adhesión al paro”.

Controles y persecución

Ya durante los primeros días de la semana circulaban rumores en la ciudad sobre supuestas “visitas” de personal del Ministerio de Trabajo entrerriano, con el objetivo de controlar que el personal directivo de cada establecimiento realice la correspondiente carga de la asistencia. Al ser consultado por dichas denuncias el representante de AGMER Nogoyá sumó: “Nosotros tuvimos confirmación de visitas al departamento Nogoyá en la escuela Barcala, en la escuela 103, en la escuela 53, en la Yapeyú en donde nosotros también acompañamos a los docentes, estuvimos presentes y le labramos un acta también porque el inspector que estaba haciendo la visita no tenía orden con el detalle por escrito de lo que tenía que hacer. En tal sentido nosotros elaboramos un acta en la que desconocemos las funciones para las que vino”.

“Si le tomó datos a los empleados que estaban trabajando, creo que es una falta de respeto, atenta contra la institucionalidad, con el derecho a la huelga. Estamos en momento delicado, difícil, donde compañeros no han cobrado sus haberes, donde sacan resoluciones dejando escuelas sin maestros, en donde avanzan sobre los derechos a los trabajadores en diferentes aristas y eso genera una ruptura con la clase trabajadora”, concluyó.

Finalmente, cabe reflexionar que hay muchas cuestiones que se deben mejorar en campo educativo, y ya este paro y movilización anticipa que será otro año de lucha docente. Para concluir, se estima que de no destrabarse el conflicto se resolverá otro paro de igual o mayor magnitud para los próximos días de marzo o abril.

Dejar respuesta