Crespo- El taller de costura municipal, una iniciativa diferente a lo que propone la Academia de Corte y Confección, está integrado por un grupo de diez mujeres de distintas edades y realizan el aprendizaje con la orientación de la capacitadora en costura, Marisa Sack. Algunas tienen sus emprendimientos y otras cosen para su familia prendas simples de uso cotidiano. También son las personas que colaboran solidariamente confeccionando frazadas para atender desde la Dirección de Desarrollo Social la demanda de las familias de escasos recursos.

Una de las cualidades del grupo resaltada por la capacitadora es la solidaridad entre sí. “Se ayudan y asisten unas a otras con los conocimientos”- explica.

La misma solidaridad que pudieron exteriorizar cuando les propusieron confeccionar frazadas de polar para atender las demandas de ayuda social este invierno. “Las vivencias del taller son muy lindas – cuenta Estrella- aparte del conocimiento, la parte humana que nos toca de poder abrigar con nuestro trabajo a personas necesitadas”.

Una primera tanda de frazadas se confeccionaron el año pasado y otras este invierno. “Para mi la máquina industrial es algo sorprendente, hice 18 frazadas en una mañana. Después me senté e hice como 30 más. No se puede contar, estas experiencias son increíbles, hay que vivirlas”- sostiene.

“Estábamos contentas, todas las chicas nos mostramos predispuestas y en una hora hicimos el trabajo. Yo pude practicar, tenía mucho miedo de cortar tela”- apunta Diana exteriorizando su alegría de sentirse útil para que otras personas tuvieran su abrigo.

“Pienso que si uno hace algo lindo para sí mismo para otro lo debe hacer mucho mejor y de solo pensar la finalidad de esas frazadas, me emociona, porque yo no quisiera estar en el otro lugar. Y si alguien le regala algo que esa persona sienta que fue hecho con amor”- dice Estrella con los ojos humedecidos, mientras señala el profundo empeño y afecto puesto en la tarea.

“¿Sabés que lindo que te llamen y te digan Marisa les dejamos telas, para cuándo crees que las chicas pueden hacer las frazadas? Y del otro lado puedas responder: vení, buscalas, las chicas las hicieron esta misma mañana”.

La meta era dedicarle el tiempo, terminar las frazadas lo más rápido posible para que nadie quede sin ser atendido en su demanda. “Cuando las vinieron a buscar las entregamos bien dobladas y cuidando todos los detalles. Hay que poner el corazón en todo eso, porque eso llega”- concluye Estrella.

Dejar respuesta