Nogoyá.- Javier Ascúa, director del hospital San Blas, realizó un balance de gestión y aseguró que se van cumpliendo los objetivos trazados. “Fue un gran desafío moverme de un lugar donde estaba tranquilo y cómodo, como era el hospital de Lucas González. Nogoyá es más grande, no conocía la idiosincrasia del empleado, cosa que personalmente era importante, pero debo ser un agradecido en general, porque se han acoplado a la idea que traje. Me siento cómodo”, disparó el funcionario.

“También soy un agradecido con la gente, porque de a poco van entendiendo el mensaje, este es el primer paso de lo mucho que podemos dar para lograr el hospital que todos soñamos y nos merecemos. Es una pelea grande que la tenemos que dar todos juntos”, aseguró Javier Ascúa.

“Hemos podido mejorar en varios aspectos, uno de ellos es en el programa SUMAR, que permite al Hospital facturar por los servicios prestados, recuperar costos sanitarios y volver a invertirlos en el nosocomio”.

El programa SUMAR es la ampliación del Plan Nacer, que en el año 2005 inició un camino innovador en la gestión sanitaria en Argentina, consolidando políticas públicas más inclusivas y equitativas. Este programa del Ministerio de Salud de la Nación brinda cobertura a la población materno-infantil, tanto a niños como a niñas y adolescentes de 6 a 19 años, y a mujeres y hombres hasta los 64 años.

“Hemos prácticamente multiplicado por ocho la facturación en un año y todos esos recursos los estamos utilizando, esta instancia es muy positiva y democrática, todos los servicios participan, nos proponen qué se necesita y se ven las prioridades para invertir en los distintos servicios”, comentó, y sumó: “Creemos que para fin de año, vamos a poder invertir más de $600.000 y para nosotros es un muy buen dinero”.

Deudas

Por otro lado informó se pudo avanzar en el área de arancelamiento y aseguró que en un año se pudieron recuperar prestaciones efectuadas a las obras sociales. “Sobre todo a PAMI con quien teníamos una deuda de 2015 y 2016 de casi 2,5 millones de pesos. Hemos mantenido reuniones y llegamos a una instancia de negociación para poder avanzar y encontrar la manera de cancelación de la misma por lo que esperamos que pronto podamos cancelarla”, apuntó.

“Si bien todos los proyectos que presentamos son importantes, le dimos prioridad a dos, uno es el de sectorización de clínica. La idea es hacer una especie de boxes para que los pacientes tengan más intimidad y se pueda agilizar el trabajo de los médicos y enfermeras; también arreglos en los sanitarios de la sala de internación de hombres y el otro es la refacción integral del sector de odontología”, dijo Ascúa, y adelantó que dejarán para más adelante la refacción de enfermería clínica y el sector de cocina.

“La  idea es que para principios del mes próximo se terminen las tres habitaciones, también terminamos con la refacción del área de kinesiología solo nos falta cambiar la puerta de ingreso que ya está comprada”, explicó, y recordó que además ya se llamó a licitación para equipamiento de odontología. En este sentido, aclaró que el expediente lo tienen los auditores y que próximamente se trasladará a Salud Pública. “Esperamos que para principios del año próximo ya tengamos el equipamiento para este servicio, más otro equipamiento para el laboratorio que llegará a través de otro programa, esto sería importante porque el que tenemos actualmente se alquila y eso es un costo importante para el hospital”, destacó.

Como no podía ser de otra manera, se refirió a la guardia y aclaró que “está ordenada”. “Tenemos cubiertos los siete días de la semana y un médico de guardia pasiva para que cubra de ser necesario. Se está formando un equipo muy lindo, se realizan interconsultas con clínica y los otros servicios para el caso de alguna derivación”, remarcó.

La gran faltante

Como es de público conocimiento, el gran cargo a cubrir es el de anestesista, en este sentido el encargado del San Blas dijo: “Hace un tiempo tuvimos una reunión con dos anestesistas que mostraron interés en trabajar en el hospital y trasladamos esta inquietud a Salud Pública de la provincia porque necesitamos los recursos financieros para solventarlos”.

“Somos conscientes que es un problema que debemos resolver. Desde hace un año hay una instancia abierta entre Salud Pública y la Asociación de Anestesistas de la Provincia negociando un convenio y en función de eso ver cómo se cubren las distintas instituciones, entre las cuales se encuentra el hospital San Blas. Si bien avanzamos en conversaciones con profesionales, no se puede pasar por alto esta negociación”, reconoció.

Dejar respuesta