Ubicado en el sureste de Brasil, Río de Janeiro es un centro turístico reconocido mundialmente por sus maravillosos íconos: la estatua del Cristo Redentor, el Pan de Azúcar, el Estadio de Maracaná, las playas de Copacabana e Ipanema y sus increíbles carnavales. Sin lugar a dudas, una de las mejores opciones para vacacionar en Brasil es esta célebre ciudad que posee un paisaje con montañas, mar y playas buscadas por todos los turistas. Y como si estos atributos fueran escasos, además cuenta con una importante oferta cultural, museos, edificios históricos y una agitada vida nocturna. A continuación compartimos 7 consejos que servirán para conocer Río de Janeiro de la mejor manera:

  1. Decidir qué hacer

Ésta es la segunda ciudad más poblada de Brasil después de San Pablo, por lo que hay cientos de cosas para hacer y lugares por conocer. Es importante investigar previamente los sitios y actividades que ofrece, y armar un listado con las excursiones en rio de janeiro que queremos realizar, para administrar el tiempo y no abrumarnos con tantas propuestas.

  1. Comprar con anticipación los tickets a las principales atracciones

En Río de Janeiro existen numerosos lugares que son gratuitos, pero para realizar determinadas visitas hay que pagar para poder ingresar. En estos casos es conveniente comprar las entradas con anticipación, para así evitar largas colas que nos quitarán tiempo de disfrute en nuestro viaje. Algunos de los más concurridos de estos sitios son el Pan de Azúcar y el Cristo Redentor.

  1. Llevar dinero en efectivo

Si bien en esta ciudad es posible pagar prácticamente todo con tarjetas de crédito y débito, puede que determinado banco o lugar escogido no acepte alguna tarjeta. Por eso, siempre es recomendable llevar dinero en efectivo para pagar el transporte público, para comprar alguna artesanía en la playa o para disfrutar de unos churros rellenos o una tapioca.

  1. Ir a la playa con pocas pertenencias

Existen numerosas actividades para realizar en Río y es posible concretar muchas de ellas en un mismo viaje, pero si de algo no hay que perderse es de conocer sus playas. Lo bueno es que las más importantes se encuentran en medio de la ciudad, por lo que es recomendable alojarse en las zonas de Copacabana o Ipanema para estar sólo a unas cuadras del mar.

  1. Ahorrar dinero usando el transporte público 

El transporte público funciona muy bien, y en las paradas de bus se puede encontrar fácilmente la información sobre sus recorridos y los lugares emblemáticos por los que pasa -el metro realiza traslados a los principales puntos turísticos-. Combinando ambos medios para desplazarse por la ciudad se puede ahorrar mucho dinero.

  1. Visitar sus alrededores

Existen muchos sitios cercanos para realizar escapadas durante el día: Buzios se encuentra a 190 km al este de Río de Janeiro y cuenta con 23 playas para recorrer. También es posible visitar localidades como Petrópolis, ubicada a tan sólo 70 km, y conocer su casco histórico, beber su tradicional cerveza o subir a un ferry y cruzar a la tranquila Isla de Paquetá.

  1. Tener siempre un plan B

Algo a tener en cuenta es que Río posee un clima tropical y, por esta razón, la posibilidad de que se produzca alguna tormenta está siempre presente. Ante la inminente llegada de la lluvia, es bueno tener un plan alternativo que nos permita estar al resguardo: almorzar en un restaurante, visitar algún museo, o quedarnos descansando mientras contemplamos el paisaje desde nuestra habitación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here